28 enero 2009

Nocturno

Por la noche, escuchando los silencios propios de una naturaleza, siempre evocas un suspiro a la orilla de la laguna, sintiendo la brisa ligera de un beso que posiblemente venga de una lejanía incierta.
...
La luna puede reflejarse, casi tímida, casi callada, casi testiga de tu soledad, podrías jurar que siente tu inquietante respiro al momento de pensar, sentir, querer a alguien que no tienes ahi junto.
...
No del todo tienes soledad, hay bichos, hay ruidos, hay escenarios minúsculos que conforman todo el espacio donde tú y tu corazón se escuchan mutuamente, preguntandose casi de inmediato si lo que uno piensa lo siente el otro, si el corazón se emociona y la mente lo trata de apaciguar, si un beso pudiera dar en el blanco de descontrolar a los grillitos, a las ranas, al viento...a tu alma misma.
...
A la lejanía pudieran apreciarse lucecillas, como si fueran de nacimiento, como si fueran de ensueño, como si fueran pequeñas ilusiones que pensaras como posibles opciones con las cuales convivas y des amor. A la lejanía cada punto brillante puede ser una esperanza de un abrazo, de un pensamiento, de un alhago, de un abrazo estremecedor, de un toque piel a piel.
...
Y te cobijas en el toldo de auto y comienzas de nuevo el pensamiento... Y entonces te preguntas de manera directa y a quemarropa:
¿Ese alguien que atraviesa el pensamiento... podría enamorarse de tí?

3 comentarios:

ShAdOw dijo...

Que bello!!.. ojala pudiera enamorarse y permanecer enamorado por siempre...

Buen dia Dra.

FENIX dijo...

Cabe la posibilidad, como no...

saludos.

Aule dijo...

Ese alguien debiera hacerlo dra.
Bellísimo.
Un beso.