15 abril 2009

Forzando el Destino

Qué tan válido es que tú estés consciente de lo que vas viviendo a lo largo de los días?, ¿Qué tanto puede ser importante el que intentes mover piezas en tu vida de manera tal que se acomoden de acuerdo a como deseas andar en el camino?...
Me da temor saber que si a eso se le llama "forzar el destino" entonces, cuántas veces el destino se retuerce y se endereza...
....
Cómo saber que a tantos caminos forzados siempre hay letras que, por más que intentas corregir, te encuentras con la palabra NO. Cuando te empeñas en que algo sea un SI y el destino te avisa que es un NO: ¿Sabremos entender las señales?.
...
Muchas veces nos aferramos a que sea un Si, lo sufrimos, lo padecemos, lo luchamos y lo lloramos, cuando finalmente se da un tenebroso y sutil NO sentimos que estamos comenzando de nuevo.
...
¿Será valido que estemos algunas veces, o siempre, o jamás forzando el destino?
...
Sea lo que sea, de la manera en que la podamos ver, si en ocasiones nos empecinamos en obtener un Sí, creo que es válido en razón del afán de lucha, de que tal vez el mismo destino termine sacándote por otro atajo y juegue contigo como madeja y gato. ¿Podremos soportarlo?
...
Mi lucha por forzar al destino cada vez se va haciendo clara aunque a veces entiendes que desde un inicio el destino te juega la mala pasada. ¿Podremos aguantar esto si es en términos sentimentales? ¡Ay destino caprichoso! ¿Quien se hace más cabrón? Tu a mi por obligarte o yo a ti por enredarte aunque salgas al final con un estilo volublemente victorioso...
....
No lo sé.
....
Pero en el afán de querer conseguir algo que deseo, que quiero, que anhelo y que me gustaría conservar, estaré forzando al destino a que se haga lo que yo quiera en la medida en que vea los pasos en los que voy avanzando.
....
No me obligues entonces destino a que nos rompamos la madre jugando con una liga que en cualquier momento puede romperse... ¿Quedamos?

9 comentarios:

Doris dijo...

Malo seria no luchar por lo que queremos y la derrota tambien te hace creser, en los sentimientos es doloroso, pero pasando el tiempo de duelo todo vuelve a ser del color que te gusta ver, el destino sólo es destino y sabemos a donde nos lleva.

Exenio dijo...

Quien busca, encuentra...

Mente Peregrina dijo...

Más bien es el destino el que nos fuerza a nosotros, el que nos recuerda que, por más que tengamos el poder para modificar errores y hacer más agradable nuestro camino, las tragedias son imposibles de esquivar y es entonces cuando tenemos que conseguir fuerzas de donde no las tenemos con el fin de enfrentar la realidad dignamente, de estar conscientes, a todo dar, de los sucesos de nuestra vida. El destino es inmodificable, pero somos capaces de hacerlo más llevadero.

Karlita dijo...

Hola Doctora!!!

El siempre hay señales para los tenebrosos "NO" sin embargo a veces nos empesinamos en que sea un suculento "SI" y terminamos sufriendo las consecuencias de enderezar un camino torcido que al final volverá a su estado inicial.

saludos!

fgiucich dijo...

Es nuestro "modus vivendi" forzar al destino todos los días, aunque la mayoría de las veces nos rompamos la cabeza. Caso contrario la vida sería muy aburrida. Abrazos.

FENIX dijo...

Mmmmm pues yo creo que el destino es mas cabrón y siempre nos derrotará, a menos que cuando busquemos ese sí, ya esté escrito en nuestra historia de vida.

abrazo.

george dijo...

Tengo un amigo que cree ciegamente en el destino, i.E. si uno se mata en un accidente de coche, el dice que era el destino. Yo no creo nada de eso, el destino se hace con nuestras acciones, por mucha suerte ó como tu dices si "le forzamos"... pienso que influye mucho nuestro corazón, nuestra disciplina en la vida, las ataduras que se imponen, el saber decidir para un paso importante, hay mucho que interfiere en el destino... Jaja, pensar en todo esto me produce tristeza!
besos para mi Dra

Anónimo dijo...

el destino es un juego, si nos rendimos se acaba, queremos controlarlo como si fueramos dioses y nos negamos a aceptar que no podemos ir mas alla de nosotros mismos, los malos recuerdos son sus ataques el es parte de nosotros en se mete entre los escombros de la mente y se divierte viendo a la gente haciendo creyentes en su fe en que pueden ir mas alla de ellos, malo seria no haceptar que en todo juego se pierde y se gana malo seria no mostar valia ante el destino por que el es nuestro amigo dependiendo de como lo veamos

Anónimo dijo...

loque uno hace se refleja el doble de fuerte en el otro