06 agosto 2007

Vìctor

Los hijos suelen ser los que mueven a los padres para seguir juntos por si no hay màs amor entre ellos, a seguir una jodida rutina o a salir al campo cuando son de ciudad, mueven por la necesidad de un pan y son los que promueven los gastos, las compras, los viajes, el cine, un circo, una diversiòn, por verlos reìr... Los hijos suelen ser los que empujan a los padres para seguir trabajando... Al menos esa visiòn tiene Vìctor, de 34 años, que siendo muy joven el amor lo enamorò, lo covirtiò en un poseso del cuerpo de aquella y dejò la semilla sembrada ahì. Vanos esfuerzos por tratar de eliminar lo que ella cargaba llevaron a la ruina el futuro del engendro aquel. Ella no lo deseaba del todo. Saltaba, se golpeaba... Y Vìctor mientras imaginaba ponerle su nombre de pila. Por pòcimas caseras, por àcidos, por venenos, por aceites y tès malolientes no parò, pero el aborto jamàs se diò. Era eso o hacer saber a sus gentes que habìan cometido un acto imprudente, vejando toda esperanza en ser Licenciado o Titulada. Asì que el organismo resistiò y siguiò su biologìa y dado el tiempo de parto un niño saliò. El acuerdo era mutuo y ellos estudiarìan y trabajarìan, por èl, ya no por ellos mismos. Y fue que por salud naciò ciego y fue por los menjurges que algo no andaba bien en su sistema òseo. Oh maldita decepciòn para la madre, pèsimo acto de desistir en la ayuda del crìo aquel. Fue la propuesta de Vìctor la que le diera el alivio de dejarla en plena libertad... que se fuera, lejos, a la chingada de ser posible, pero que los dejara a ambos tratar de seguir adelante. Y Vìctor fue una rara madre que criò a Lalito como un buen padre. Era diferente porque la conducta asì lo aparentaba, pero era un niño porque su alma jamàs crecìa. Lalito era conocedor desde siempre de los olores del mercado, de su cuidadora en guarderìa, de todo cuando le rodeaba. Olìa a su padre como un perro fiel que le identifica moviendo la cola. Sabìa de sus vecinos por sus voces que desde bebè le criaban, a veces le callaban, a veces le ayudaba. Vìctor era padre con Lalito y Vîctor era maestro sin Lalito. Todos los dìas veìa a alumnos poseer lo que jamàs su pequeño hijo tendrìa. Pero lucharìa por darle algo, trabajarìa màs por enseñarle de la vida sin que le cegara la ignorancia o la huevonada. El niño crecìa, con golpes, con experiencias, con tragos amargos y con sabidurìa. No habrìa bicicleta pero si cuentos de aves volando, no patearìa la pelota pero si soñarìa en ser campeòn, no correrìa campeonatos pero la carrera de su vida la tendrìa ya casi ganada. Vìctor no pensarìa en una mujer. Con una que probò bastò para saber de su sabor y de su color. Lalito vivirìa infante hasta donde màs pudiera la vida ofrecer ese gusto, mientras Vìctor estuviera ahì sabìa que nada le faltarìa. Los hijos suelen ser los que mueven a los padres para seguir juntos por si no hay màs amor entre ellos, a seguir una jodida rutina o a salir al campo cuando son de ciudad, mueven por la necesidad de un pan y son los que promueven los gastos, las compras, los viajes, el cine, un circo, una diversiòn, pero ver a Vìctor tranquilo y sentirse real padre por ver sonreir a su hijo era algo que valìa la pena aunque se jodiera el lomo de por vida.

13 comentarios:

el ultimo sobreviviente dijo...

Muy bueno el relato, ¿ahora este será un blog de hisorias o piensas hacer una novela?. No escribes nada mal. El video de los muppets està increible, muy bueno, gracias por el buen rato.

kerubin@ dijo...

Que buena historia Dra. y que gran ejemplo de responsabilidad el de Víctor. Normalmente se habla del machismo y el valemadrismo del sexo fuerte, pero pocas veces se habla de la ingratitud femenina que, de que la hay, la hay.

Saludos!

Miss Neumann dijo...

ya casi me haces llorar dejame hablarle a mis papás y decirles que los quiero!

Exenio dijo...

Doc:

Varios padres son madres y varias madres valen... madre.

Desde luego, cuando se reconocen las incapacidades (sean cuales fueren), hemos avanzado correctamente; sólo nos hace falta dar ese segundo esfuerzo que los NO-incapacitados desconocen.

Vientos por Víctor y Lalito !!!

Kix dijo...

Víctor tiene razón, uno por los hijos se olvida hasta de uno mismo.

Liz dijo...

Nunca he podido entender como hay padres que no tienen vergüenza y abandonan a sus hijos.
Bendito Lalito que tuvo 2 padres en 1: Victor

Saluditos!!!

Lou dijo...

Lindo relato!!

santo dijo...

Asi es los que son papas le daran la razon a Victor y los lalitos correrar a decir un te quiero y besar a sus papas ese amor que se desarolla es algo demasiado fuerte creo que mas fuerte que el amor entre pareja
saludos y buen relato

noemi dijo...

Es el eterno dilema: ¿es buena idea que nazcan los hijos no deseados o no planeados?
Por un lado "matarlos" es terrible, por el otro "tenerlos" también lo es. Hay gente que no tiene estrella desde el principio, ni modo!

Mr. Magoo dijo...

Nunca reparamos en esto, pero cuantas veces no habra pasado? creo que fue lo mejor, en esta historia, y que sin querer queriendo Victor fuera un heroe en toda la extension de la palabra para Lalito. A fuerzas ni los zapatos entran, asi que la vida fue mejor asi, contra todo y contra todos salieron adelante. Muy motivante tu historia, bastante motivante...
Abrazos Dra.

Chica Yeye dijo...

hola kleine! que bueno que me dices que es mejor guardar las pilas en recipientes de plástico, hoy mismo las cambio. seguiré buscando un lugar y sii si sabes de ese link me dices! un abrazo kleineeee hay que poner siempre nuestro granito de arena. saludos

Mar dijo...

"Los hijos suelen ser los que mueven a los padres para seguir juntos por si no hay màs amor entre ellos"
Jodida elección si las hay para derrumbarse la vida.
Y las hay, claro que las hay, en la mayoría delos casos mueven al mundo.

Pero no me voy a quedar con esto sino con la belleza de quien ha dado todo por ese hijo. Solo y contra el mundo.

Guardándose, sin dudas, sus lágrimas a solas, más a de una vez.

Jodido mundo, del que rescatás su belleza con tu mirada ella plasmada en tus letras-

Beso enorme

FENIX dijo...

Doctora, me quedè sin palabras, al punto del llanto, me mirè a un espejo, me trajo viejìsimos recuerdos.

un saludo !!!