29 febrero 2008

Incorregible

¡Maldita sea!-
...
He vuelto a las andadas y ahora sé que no me puedo controlar.
...
Jurar fidelidad, ser sincero, tratar de no mirar más allá de lo permitido no es lo que comúnmente me suena a obligación. Prefiero corromperme, hacer una serie de promesas que luego, iluso de mi, creerá que las seguirá y tras intentarlo sentir un ligero coqueteo de murmullos inentendibles, uno tras otro hasta que sì, se termine por llegar al lìmite.
...
La fiesta de anoche me diò los impulsos, me marcò para siempre, me determinò a dejar de ser un autohipòcrita y hacer pensar a los demàs que seguirà lineamientos “como lo marca la sociedad”.
...
No lo harè màs, serè yo mismo, rompiendo la fidelidad serà como encontrarme con mi autèntico YO.
...
Las fiestas son lo mìo, buscar mujeres, flirtearlas, halagarlas, hacerlas sentirse deseosas de escuchar màs tan sòlo para que yo consiga sus mieles de placer.
...
Ser compadre del mundo entero, conceder favores y cobrarlos después, hacer amigos en medio de la francachela suena a pacto con aquellos que nunca te llamaràn si perdiste tu trabajo, si no tienes dinero, si estàs divorciado.
...
Mejor asì… sòlo los quiero para conceder la euforia del equipo para mostrar nuestra hombrìa en los juegos de cartas y apuestas diversas.
...
Asì serè yo, no me desgastarè pretendiendo que la màxima autoridad de èsta oficina me mire con ojos compadecidos por pensar que no tengo a donde caerme muerto. Su secretaria me fascina y si la pretendo llegarè a sus finanzas, sus fondos y maneras de hacer transferencia. Ella simboliza un gran tesoro para mi.
...
¿Y mi pareja?
...
La que le llama la gente “novia”. Esa la dejarè descansar, que regenere el hìgado que tantas veces le triturè, que se arregle sin mi clàsica escena de celos donde ya le prohibo maquillarse para otros. Esta vez le dejarè libre a su opciòn para que conozca a quien màs le plazca, la enamore –si puede-, la conquiste y la transforme de monja a tigresa. Tal vez luego me comience a enamorar de manera diferente y la busque de forma bestial.
...
Firmado està mi testamento y comenzarè la desahogada vida. Si quedo solo, si ningún perro me sigue el paso, entonces sabrè que logrè lo que nadie. Si muchos me envidian sabrè que lo hago bien pero si todos me ignoran entonces nunca logrè.
BAh… de cualquier manera… poco me importa.
...
Hoy serè infiel… maldita sea.

11 comentarios:

Mariana dijo...

Caray, de los infieles y sus tonteras!

george dijo...

Querida dra,
son sueños de los hombres que describes, normalmente se quedan como fantasía, los que se atreven hacerlos realidad, estarán castigados con el tiempo, tendrán que sufrir las consecuencias...
---
A veces pienso que "perdemos mucho" durante nuestra vida (mujer y hombre), porque estamos limitados por leyes y religión, no podemos vivir lo que realmente nos gustaría hacer.
¡Somos prisioneros de las normas!

un abrazo

iconoclasta dijo...

La única infidelidad imperdonable es la infidelidad a ti mismo...

Nube Gorda dijo...

Se es infiel cuándo sueñas lo q t gustaría vivir, con quién t gustaría vivirlo? o sólo se es infiel si se consuman esos sueños y deseos?.

Es q no puedo ser infiel, maldita ética no me deja..¡¡Shit..

Bsuchos pa usté.

fgiucich dijo...

Y como decía don Benito Pérez Galdos: sobre gustos no hay nada escrito. Abrazos.

Adrian dijo...

Infiel? jaa yo te sigo... A quien rayos le importa?

Besos Dra.
numeronce

Chica Yeye dijo...

me cayó mal tu personale dra!

los infieles siempre creen tener sus pretextos.. a llegarles con las tijeras!

un abrazo.. =D

FENIX dijo...

Si, al igual que la chica ye ye, me cayó en el hígado el personaje.
pues que sea infiel el güey, nomás que luego no ande chillando por ahi por tanta babosada que dice y hace.

saludos doctora !!!

santo dijo...

Incorregible ??? el que nace asi o se hace asi termina siendo la victima victimado pero en fin a toda accion siempre viene una reccion asi que en el pais de los sueños y realidades cada quien agarra la suya
saludos dra. :)

Mr. Magoo... dijo...

A veces, solo a veces, me gustaria convertirme asi en una especie de vampiro, y al igual que el personaje de este cuento, salir por las noches, dejar toda regla y todo miramiento a un lado, y dejar que mi instinto fluya y dicte mi conducir, pero solo por corto tiempo, y a veces, solo a veces....

Isabel dijo...

jajaja pero qué sinceridad!!!