09 noviembre 2008

Vale por una madre

Mamá siempre me ha inculcado una buena educación cuando toca tratar a las damas, cuando vamos a alguna fiesta, cuando una mujer queda sola, cuando hay que conocer el mundo... ¡No entiendo porqué entonces las mujeres me censuran tanto el tema de mi madre! A todos nos educa una.

...

Comienza a enfadarme la situación a estas alturas del partido porque me encuentro más conciente, más maduro, más entero que nunca y todo se lo debo a quien me ha dado la vida.





...
El problema de mi último cumpleaños, -creo que fue un asunto entre mujeres que desean ser las primeras en sobresalir- me hicieron recordar que tener 35 años no siempre era una gloria, fue que mi madre quiso comprar el pastel cuando le tocaba traerlo a una niña que la pretendía de forma constante. Ambas se sorprendieron al verse cargando: una un pastel de frambuesas que me parece en verdad una delicia, y la otra un pastel de cajeta que desde niño siempre ha sido mi favorito. Fue escuchar una y otra vez -a cada una por separado- porqué probe un solo pastel y no ambos... ¡¡¡el de cajeta siempre me ha gustado!!! (¿qué no se supone que el día de tu festejo nadie te reclama nada?).


Afortunadamente mi madre pudo entenderlo, mi amiga jamás.




...

Claro que todos disfutamos salir de vacaciones con amigos, sin embargo creo que de vez en cuando es sano hablarle a una madre para que no esté con el pendiente de que hayamos llegado a nuestro destino. ¡Hay muchas mujeres que teniendo más edad que yo lo hacen! se reportan y dan detalle de todo cuanto fue en su camino. Basta con llamarla y decir que todo está en orden.


...



...

Tuve alguna vez una novia que cocinaba exquisito, sin embargo fué necesario presentarle a mi madre para que le enseñara ciertos tips en mejora de su sazón... NO entendí nunca cómo es que la novia cocinaba con más sal desde entonces, cuando mi madre juraba que le daba las porciones exactas de lo que se cocinaba.


...


Me pregunto cual es el mal que exista cuando un hombre hace lo mismo que una mujer cuando se trata de tener buenas amigas, charlar e invitarse cafecitos largos y eternos... ¡Yo lo hago!, mi madre es mi mejor amiga y es mi confidente eterna de todo cuando hago, además me da un plus, siempre me da consejos de cómo dar un alto a toda amistad que me perjudique... ¡es maravillosa!, aún no entiendo cómo mi padre tuvo que separarse de una mujer tan inigualable y genial como lo es la mía.. Yo no lo hubiera hecho, ¡ ni Loco!...
...



No sé qué pensar... estoy empezando a creer que el club de hombres que viven en mi oficina están hablando con la verdad cada vez que comentan que las mujeres son difíciles de entender.


...


¿Será que mi madre ya está comenzando a envejecer y actúa como las que yo comienzo a conocer?



...

4 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Todo es posible...

saludos un abrazo

ShAdOw dijo...

Mmmm una madre será siempre una madre por mas amiga que sea... y si, las mujeres somos muy dificiles de entender... no en vano dicen que a la mujer no hay que entenderla solo amarla ;o) Buen inicio de semana Dra.

george dijo...

Esta confianza, madre y hija, nunca existió entre madre y hijo, parece que las charlas entre el mismo sexo son mas profundos y se basa en el entendimiento, es lógico, las dos sienten parecidos sobre lo que les lleva la vida.
En mi caso había amor entre los dos, pero ella era un ser superior, muy buena, inalcanzable para un chico de otro mundo.
Me gusta tu frase: " Me pregunto cual es el mal que exista cuando un hombre hace lo mismo que una mujer cuando se trata de tener buenas amigas, charlar e invitarse cafecitos largos y eternos...",
jajaa, seria bonito, pero siempre se mete el sexo en el medio, tengo que aprender de separar ambos!
Que buena serán los dos pasteles, yo, hubiera comido de los dos, si era necesario uno a escondidas jijii.
Ya no vive mi madre pero siempre la recuerdo con cariño (y respeto).

un abrazo Dra

fgiucich dijo...

Conozco un buen terapeuta para desatar este tipo de nudos. Abrazos.