02 febrero 2006

Spaghetti

El desmadre estaba preparado. Juan y Alberto pasarían por nosotras a eso de las ocho de la noche. Ya nosotros en bola les enseñaríamos en donde vive “la Güera�. Andaban bien emocionados por invitarla a una de nuestras competencias de dominó.

Mamá me encargó mucho su pinche tupper y con tal de que me ayudara a preparar el chingo de spaghetti pues tuve que escuchar su letanía de que no se le fuera a perder. Lety resultó más avispa y compró la pizza en lugar de hacerla. Carlos y Alberto llevarían la botana y Juan pues, al poner su casa no cooperó en nada.

Todos los viernes hacemos lo mismo. La afición por el dominó es chida y de vez en cuando generamos nuestras buenas competencias contra otros chicos. Los premios nos dan categoría. Hasta el profe de historia nos ha visto en juego y se sorprende de todo.
La Güera es una chava que acaba de entrar éste año. Viene de la Capital y siempre nos habla del gran mundo de cosas que allá hay, nos emociona mucho su manera de ver las cosas, por eso la invitamos a la casa.
Juan dice que tiene bonitos ojos, yo le digo que parece un palo vestido –flaca y de ojos azules- dice el Juan : todos los hombres las prefieren rubias- naaaa, ¡jaladas de juan!.

Ya íbamos retrasados y ella fue la que nos llamó por celular, se notaba ansiosa. Gran sorpresa cuando la vimos afuera de su casa. Hacía frío y la vieja ésta con una blusita bien escotada... mmmta... ¿Con eso ganará el dominó?. Traía dos bolsas pesadas, había comprado tequila.
-¿Y eso pa que?- Dijo Susy con unos ojos gigantescos
- ¡Ay! No comiences Susana, es para ponernos “a tono�- , cuando escucharon eso los chicos sólo optamos por mirarnos unos a otros. – ¿A poco ustedes no toman?- nos dijo con tono burlón.
- Yo rompope cuando es Navidad- dijo Paco y le segundó Juan. Yo preferí no decir nada. Sabía del Tequila porque mi papá tiene uno guardado en la gaveta que tiene mucho tiempo y sólo lo abre cuando viene su compadre.
Llegamos y La Güera dispuso de vasos para abrir la botella. Parecía como si tuviera mucha sed. Todos alrededor de la mesa comenzamos a explicarle cómo tenía que jugar y cómo podía hacer las cuentas del dominó. Paco era el experto, le comentamos.
- ¿Y qué?, le van a hacer cara de pato al tequila o le van a entrar... –dijo en tono retador- Alberto, en pose de conocedor nos convenció de que al menos un vasito nos lo fuéramos pasando todos. Así, ibamos tomando a sorbos el tequila. La pizza y el spaghetti quedaron a un lado.

Fue la escena más graciosa que le he visto a Susy y Lety... su cara se transformaba en gestos estúpidos. Juan más sereno se lo pasaba rápido. Paco y Alberto comenzaron a gritar al estilo de las películas mexicanas: ¡Aaaaaaajúa!
¿Yo?, yo hice lo que el compadre de mi papá hacía: tomaba una pizca de sal en la palma de la mano y con la otra le daba el trago.
¡Aghhh! Cómo puede gustarle eso a la gente de la Gran ciudad... quema la garganta.
La Güera me dijo que me faltaba el limón para darle sabor... ¿¿SABOR??, ¡el limón es más agrio que su cara!
Los minutos pasaron hasta que el alcohol se introdujo en nuestras venas... De pronto nos brotaban cosas graciosas, muchas risas babosas.

La Güera se paró y puso música.
Paco y Alberto la miraban y ya ni se concentraban en el juego. Susy comenzó a hablar como española... arrastraba las palabras y Lety se paró a bailar solita, un oso bailaba igual que ella, jejeje.
De pronto Juan cogió el spaghetti – ¿Han visto la película de Disney de los perros que se comen el spaghetti con el hocico?- dijo, y de repente, comió un largo espaguetti que La Güera comió también.
De pronto Susy y Carlos que comienzan a ladrar –¡que onda bola de locos, coman spaguetti!- decía la Guera.
Todos estabamos muertos de risa y nos acercamos al tupper de mi madre a comer como animales... aunque llenos de salsa roja. - ¡Estabamos ebrios!-
–¡A ver quien encuentra el final de un spaghetti!- alguien dijo y todos comenzamos a comer, comer, comer... las caras se llenaron de salsa y pasta.
Juan se encontró con la boca de Susy, la Güera con la de Paco, Carlos con la de Lety, yo con la de Alberto...
La Güera echó spaghetti a Juan y comenzó a acariciar a Susy, Paco se unió, Lety no paraba de reír sin dejar de desabrocharse la blusa...
El spaghetti se confundió con nuestros cuerpos, me abrazaba La Güera, después Paco, Carlos besaba a Lety y escuchaba que Susy gemía de la manera más excitante que yo nunca había oído.
Ya tenía la salsa en mis caderas que limpiaba Juan... mientras La Güera se me acercaba besándome los senos y miraba que Susy tocaba todo de Lety quien le llevaba la mano a otras partes...
El spaghetti lucía tan enredado como nuestros cuerpos.
Sucumbimos a la emoción compartida de todos. No recuerdo más.


Cuando despertamos por el ruido de un auto... ¡oh! luz por todas partes. Estábamos tendidos en el piso, desnudos, llenos de cosa roja.
Me dolía la cabeza.

El juego de dominó más intenso que tuve en mi vida jamás lo volví a repetir, al menos no con mis mejores amigos.
La Güera nos enseñó que hay otros juegos más allá de los que uno convencionalmente practica. Aunque eso significó el perder la inocencia de ganadores y perdedores.

21 comentarios:

Angeek dijo...

Todo empezó en la infancia, viendo comer spaghetti a Reyna y Golfo y termina en la adolescencia con un cóctel de hormonas y tequila. Echémosle la culpa a Disney.

Yanett dijo...

Buen dia Dra., ... lo que un poco de alcohol en nuestro cuerpo es capaz de hacer!!!

Netwalker dijo...

mmm....

Definitivamente, tengo que acordarme de leer este blog en las tardes, en la casa. Leerlo acá en la oficina no es conveniente :-P

Salu2

alex vega dijo...

yyuuuuuyyy!! so sabía que mi comadre no me podía fallar!!

Esa wera que dices me recordó a alguien, aaahhh... cuánta añoranza.

Wow! y con lo que me gusta el espaguetti, definitivamente esta idea me la voy a fusilar...

thks, ti quero!

El Enigma dijo...

... los desinibidores son parte fundamental de toda aventura jejeje, excelente historia Dra, un beso.

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Lord Maese Darth Chelerious dijo...

pero al tupper no le pasó nada????

noemi dijo...

Los juegos normales se van volviendo perversos.

Está "chida" tu historia.

Besos

Drayden dijo...

el tupper no se perdio? se terminaron el spaghetti? y sobro tequila? que buen juego. saludos.

Mario Aguilar dijo...

Que jueguito tan interesante..estará bien..."patentarlo" no?...Saluditos!

Lo-que-serA dijo...

¡Válgame, Dra! Lo que ocasiona llevar espagueti al dominó!

stultorum dijo...

Mira esta guerita.

coincido en lo de leerte en las tardes.

dirk diggler dijo...

creo qye hubo puros ganadores en ese juego... :P

Humano dijo...

Ya me rompiste mi inocencia de Reyna y golfo

Chica Yeye dijo...

Hoy vino injundiosa kleine!

que manera tan triste de ver lo que hace el alcohol. alcohol que nunca terminaré de querer.. =S

saludos

Adrian dijo...

Suerte la de Paco! Nadie sabe para quien trabaja uno..
No dudo que se volvieron bien borrachotes con el tiempo jeje.

Dra. Un saludo respetuoso.}Adrian

minotauro dijo...

ahhh! las delicias de la comida mediterranea!! creo que voy a intentar esa forma de comer el espaguetti, oh si..

Egosum dijo...

Para mi los vierne stambién son caseros, en familia; comer bien, beber bien... mañana ya es viernes, a la espera. Slds.

Lady Equis dijo...

ando tristina, l@s extraño mucho, quisiera que vivieran aqui a mi ladito... pi :( snif, denle un abrazo a mi M y a M y a E y a P y a tu... pero uno mas grande a mi M.. snif....

Por lo otro, me gusta tu blog, porque me saca de la rutina jeje...
no tienes messenger?

Lety dijo...

Ay Doctora, que bueno que no recuerdo si mis hijos pedían permiso de ir a jugar dominó, pero mejor aún, que bueno que ya pasó la época de los permisos, ahora se cuidan sólos.

RAYDIGON dijo...

G.

El Tupper de mamá no se te olvido verdad????

Que bueno que seguiras con el Domino, con nuevos compañeros de juego, no lo dejes, ya ves que rocas cosas pasan...

Cenar en compañia es delicioso, mmmmmm...

Besitos Doc.

Piel dijo...

jajjajaja!!, ahora entiendo porque me gusta tanto el spaghetti...

¡Abrazote dulce y cariñoso mi Kleine querida!


¡Excelente semana!