16 abril 2007

La partida

Casi de madrugada y el tren no llegaba. La oscuridad revelaría una luz al horizonte que poco a poco se fuera fortaleciendo.
Los leves sonidos de pajaritos tal vez anunciarían que es muy temprano para comenzar a cantar. No se oían en mucho. Lo que sí, eran los grillos, impenetrables en convencerse de que era muy temprano, ellos daban un semblande de parecer media noche cuando ya despuntaba el alba allá, tras las montañas, tras los sonidos que la noche ocultaba y dejaba descansar en cada momento.
La estación sola, salvo los oficiales que siempre estaban al pie del cañón, el boletero de cachucha vieja, pero bien pulida y la mujer de trenzas que yacía sentada a la espera del paso de su viaje hacia un destino diferente, hacia otro mundo más qué conocer.
Su maleta desvencijada, por la falta de uso contínuo, daba la apariencia de lucir bella desde el siglo pasado.
Una caja atada con lazos no la soltaba siquiera que estuviera sentada.
Miraba insistente hacia el infinito de las vías del tren.
- En dos minutos oirá usted su llegada a lo lejos. No se apure ni desespere, siempre llega puntual a la cita- Le comentaba el viejo Boletero a la ansiosa mujer.
Tal vez porque nunca estuvo en una estación, tal vez porque sentía que se le iría de largo si descuidaba su atención, tal vez porque sentía que era su último tren...
Los grillos no se inmutaron al oír el estruendo a la distancia, parecían estar acostumbrados a ello.
Un gato salía del cuarto oscuro de máquinas junto con los ferreros que por turno limpiaban las máquinas por las noches.
De piquito en piquito llegó una vendedora, con canasta y un gran utensilio con líquido humeante, miraba a la viajera y proclamaba su canción para que la oyera vender:
- Traigo atole, cafecito con canela, traigo champurrado y té, si gusta tamales los hay de chile verde, con pollo y mole, con rajas y queso y hasta gelatinas de sabores si desea para su viaje.
Entraban dos señores, algunos militares, dos niños con su madre.
Y parecía que la estación cobraba vida de repente, como si a la distancia, el pitillo del tren los hubiese aparecido así nomás.
Barullo de caminantes, de jugueteos, de venta y de ruidos.
La mujer de trenzas se ajustó el rebozo, ya se preparaba para partir.
Dejaría atrás un mundo de trabajos, de sacrificios, de tierras bien conocidas que no le costó mucho conquistar. Extrañaría el olor a tierra mojada, el sonido del gallo al amanecer, los caminantes en procesión rezando un rosario y todo el berreo de los animales que suben y bajan del monte.
Iría a la ciudad, allá, donde el coronel le prometió algo diferente, donde le dijeron que había cosas bien diferentes a lo que ella conocía. Iría a ejercer su labor sabiendo hacer lo que mejor le salía: Lavar ropa, cocinar, surcir y limpiar.
Tal vez estaría mejor que en su jacal, tal vez estaría más acompañada que ahí...
Nadie le fue a despedir pero ella sí que optó por voltear, por ver hacia atrás y despedirse esperando volver triunfante.
El tren en su estruendoso trabajo llegó a la estación, se detuvo, e hizo ajustes necesarios.
- ¡Vaaaaaaaaaaaamonos!
Y la mujer de trenzas ya estaba arriba. Ya no veía a nadie en la estación, otra vez sola, sin nadie a su alrededor. Pero nadie tampoco, de los que vió en la estación, subió al vagón donde estarían los pasajeros. Ni siquiera la vendedora, ni siquiera los soldados.
Emprendió su viaje y rezó durante su camino que al fin sería uno de los más eternos a su destino.

13 comentarios:

AndreaLP dijo...

Nueva partida, nuevo inicio en la vida.

Buen inicio de semana, Doctora.

C.Bryant dijo...

Magistral como siempre sus relatos Doctra,que talento y creatividad...todos estos post bién constituirían la base de un apasionante y entretenido libro que seguro no me perdería.
Y quién dice que algunos no tienen un Don divino?
Un fuerte abrazo :)

Enigma dijo...

Dra sin duda alguna hacia tiempo no leia algo que permitiriera en susletras ser llevado a lugares que casi puedo jurar existen aunque no sele conozcan.

Un beso

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Dra. Kleine dijo...

Oh que bien!
Sale del fondo del almita.
Y anda bien sensible.

Bienvenidos todos!

Alex dijo...

dra. no leí su escrito porque primero quise enterarme cómo le fue con el temblor, cuál libro recomienda de la colchero y para saber si ya tiene luz en su oficina...ahhh, se me antoja conocer ese museo de san ildefonso....un día que ande por allá le echo un telefonazo.....un abrazo

Lety dijo...

Hola mi Doctora, me subí con esa mujer de trenzas, yo sin ellas, para hacer parte del camino, antes de subirme, en silencio observé la escena en la estación, tan fielmente descrita, algo similar miraron mis ojos de niña hace ya muchos años,

Le dejo un abrazo a cambio

Sandra Perez dijo...

Voy en el mismo tren, dejando atras mis temmores y mis pesares para recomenzar por una vida distinta y mas feliz. El destino, que importa... lo importante es partir a uno. Me encanto, doc. Podria reservarme una sesion, porfi????. Besossssss.

Chica Yeye dijo...

como quisiera un dia tener eso! sabes que nunca he subido a un tren???
saludos

Yola dijo...

Cuanta gente toma ese tren... cargados de ilusiones... confiando en un futuro mejor verdad? o cuanta gente lo toma... escapando de una vida que le fué cruel o injusta...
Cuantos de nosotros, en algún momento de nuestras vidas no hemos querido tomar ese tren?
Saluditos :)

RAYDIGON dijo...

Amo los trenes, lastima que aquí ya quedan tan pocos...

Son mágicos y románticos, mmm...

Beso

FAUSTO dijo...

me gustan las partidas.. aunque me dan miedo tambien... pero el miedo... es delicioso

lefou dijo...

un bonito adios, me gusto mucho

george dijo...

Querida Dra,
me has hecho dar un estupendo viaje a tu estación de tren en un lugar de Mexico, siento el ambiente, la gente, la vendedora, la llegada lejana del tren...
¿el final es un final feliz un sueño de la anciana?
con tus relatos me siento cada ve mas como un viajero y visitante de Mexico.

un cordial abrazo