15 mayo 2007

Al maestro con cariño

Guillermina Novoa, ése era el nombre de mi maestra oficial en la primaria.
Tuve una antes, la maestra Ely, que me perdone si no recuerdo su apellido, iba en el Kinder y era así como siempre le llamabamos.
Pero ésta, la de la primaria, sí que fue una maestra de las antiguas.
De carácter duro y sencillo cuando era necesario, fue la que me enseñó mis primeras letras y la que también me hizo recordar las vocales recortando del periódico 50 hojas de la A, 50 de la E, 20 de la I, 20 de la O, y 10 de la U. Imposible olvidarlo. Era mi mamá quien más aprendía con todo eso que me ayudaba a hacer.
Sus castigos eran de temer.
Tenernos parados en el rincón donde había un pizarrón que nos daba por labor escribir el famoso: "No debo..." -cien veces-
Si de matemáticas se trataba no perdíamos la cuenta, ¿eh?
O el castigo más leve: Pegarnos cinta dorada en la boca por parlanchines. Y si pagábamos 1 peso se perdonaba el asunto hasta que lo volviéramos a hacer.
El más tenebroso era el borrador. ¡Hay de aquel que osara distraer a la profesora!, El borrador era el misil, uno era el blanco.
Y déjenme decirles que la maestra, de errar ésta carrera, hubiera sido pelotera de Béisbol. El tino era exacto.
De ahí con ella primero y segundo.
Luego la maestra Cruz, que su hija Malinally iba con nosotros.
De un pueblito de Amecameca siempre nos narraba de las vaquitas y los burros.
Yo imaginaba que esa vida sería fabulosa (más tarde, yéndome a vivir a Rancho Alegre, supe lo verde, lo silvestre y lo grande que es vivir en ranchitos).
Esta maestra resultó tenebrosa con la regla enorme.
Castigo en las manos, en las piernas, con el gis y con borrador.
Su hija también pagaba los errores.
Y los castigos teminos eran el no salir a recreo.
Mi torta llegaba intacta a casa aundo a un grito tremendo de mamá. Se daba cuenta que me castigaban porque no comía en recreo.
De maestros todos nos llevamos el recuerdo grato, non grato, infructuoso o informal de todos y cada uno de ellos.
Siempre con algo que nos han dejado, que nos hemos olvidado o quedó como huella tremenda dentro de nosotros.
Yo le debo mucho a aquel, que ya mencioné algunos ayeres: Profesor Alvaro Sánchez Sánchez, quien hizo que amara las letras, la literatura, las experiencias que da la vida convertidas a oraciones.
Le perdí la pista hace tiempo, cuando la última vez le vi en bastón y de lentes, ya canoso.
Ahí sentí nostalgia por alguien que yo deseaba durara por siempre.
Hoy recuerdo con grato cariño las muestras de afecto, de empeño y de corazón que vaciaron todos y cada uno de ellos para mí y agradezco infinitamente lo que soy por la gran aportación que hicieron ellos en mí.
Los recuerdo con gran amor.
Un beso al viento que llegue a ellos.
¿Qué maestro te ha dejado algo?

13 comentarios:

Dra. Kleine dijo...

Y de cumple, mañanaaaaaaaaaaaaaaaaa
no se lo pierda, festejo en blog.
Cordialmente invitados.

Enigma dijo...

Uno no, muchos, mi maestra Matilde en primaria, en secundaria Roberto Zepeda Magallanes, en preparatoria Juan Jose Torres Bata, en la universidad, uff... tantos, que mencionare los que recuerde pero Rafael Minor, Victor Blanco, Roman Iglesias, Homero Alvarez Marchain, Mario Alvarez Ledesma por derecho, en publicidad pues Monica Morales, Fernando cuervo, Francisco Cano, Pedro Ochoa, Yolanda Alvarez, David Raiffer y en Antropologia pues dos nada mas que los llevare por siempre en el corazon como es Manuel Alvarez y Fernando Martinez de la ENEP acatlan.

A todos ellos donde quiera que esten (algunos ya fallecieron) mis mas sinceros abrazos a la distancia

Un beso Dra

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

AndreaLP dijo...

Uy, muchos de mis maestros fueron marcando mi existencia pero a los que más recuerdo son la Miss Anita, la maestra Miriam Pasten y el que fuera diputado Francisco Alvarado. Los tres me dieron lecciones más allá de la escuela.

Felicidades, Doctora, porque usted también anduvo educando. ;-)

Atitel dijo...

Que lindo post! a mi por ahi hay 2 o 3 maestros que me dejaron muy buenas experiencias y recuerdos gratos.

Que noble labor la de ellos.

Felicidades en su dia!

Mr. Magoo dijo...

Dra, esto si que llego, que manera de recordar y de plasmarlo. Me llevo a mi primaria, y como que de todos los maestros siempre me he llevado algo, aunque siempre mas de unos que de otros. Yo recuerdo mucho a un profe de Secundaria, de Ciencias Sociales, a le creo que le debo en parte (y a mi papa la otra parte) el amor por el civismo, por mi ciudad, por ser buen ciudadano, y porque tambien era mi profe de la Banda de Guerra, en paz descanse, se que me ve desde donde esta y me esta corrijiendo, jajajjaa... alla junto con mi viejo....
Saludos, excelente post

Ileana dijo...

Pues recuerdo a mis maestras de primaria: Elsita, Irma, Polly, Nuria, Sol y a muchos de la carrera: Raúl Juan, Carlos, Melba... y si,los maestros dejan huellas, así que espero que las mías sean de aquellas que se recuerdan con cariño... (suspiro).

Un abrazo a una hermanita que en su tiempo también fue maestra.

Yanett dijo...

Uff Kleine yo si tengo muy buenos recuerdos de mis maestros, desde el kinder.... a todos ellos también mi reconocimiento y mi cariño, como que no!

Chica Yeye dijo...

aaaa ami todos sinceramente, creo que mas la profesora maria jesus, me dió dos años 5to y 6 to.

nuncaa! la olvidareee nunca!

saludos

Sandra Perez dijo...

Hola, Doc!!! tanto tiempo!!!. Todos los maestros dejaron en mi cosas buenas y malas, y marcadas tan a fuego que me hicieron elegir la profesion que ostento con orgullo. Espero que te hayas adaptado a tu nuevo hogar. prometo volver mañana a por el chocolate con pastel. Besosssss.

santo dijo...

ami mi maestra Gloria chacon otero esa si que me resurgio de las cenizas como el ave fenix y es porque en la primaria no daban un peso por el santillo.
Y mi maestro de elementos de mecanismos ese si que me sorprendio llendose por el extremo izquierdo mira que hizo estuadiar y sentirse orgulloso al mas burro de los burros en el bachiller y eso si que es un exito rotundo un saludo para el Raton cripin asi le deciamos al maestro.
saludos y que va haber pastel ??? digo para traer los chescos

fenix dijo...

Hola Doctora, gracias por la visita, espero que te guste lo que encuentras ahi, aunque un poco fuerte no ?
Yo conservo un gratìsimo recuerdo de mi maestra de quinto y sexto de primaria, la SEÑORA MARTHA ELBA FLORES AGUAYO.
Que làstima que ahora los maestros se dejen llevar por lìderes sindicales corruptos y que hayan perdido la real vocaciòn de enseñar al futuro de Mèxico.

un cordial saludo estimada Doctora.

Javier Menéndez Llamazares dijo...

¿Por qué será que recordamos con tanto aprecio a los buenos maestros? Y lo más curioso es encontrarlos un día por la calle, con veinte o treinta años más, y ver que ellos también se acuerdan de ti. De un mocoso que no levantaba un palmo.
Muy emotivo tu post, me ha encantado.

CAMPUZANO dijo...

Si no fuera por algunos maestros como los que describes... sería una barbie girl!!! un abrazo desde Colombia,

Catalina