03 octubre 2007

Esteban

Querido diario,
...
Esta vez tengo que comentarte que me siento un tanto abrumada por lo que me pudo haber sucedido.
...
En realidad pareciera parte de una escena fantasiosa, pero juraría que bien estaba pasando como hecho real.
...
¿Recuerdas al chico que te mencioné la semana pasada? Ese que es mayor que yo, que estudia la maestría en Parasicología, el del auto moderno con súper asientos de piel que me invitó varias veces a las fiestas que organizaba en su casa en Tequisquiapan con el pretexto de fin de cursos hace dos semanas: Esteban.
...
Bueno, pues independientemente de lo arrebatadamente guapo e interesante que se ve, parece ser alguien inteligente pero raro, pues, nunca comenta lo que hay en sus fiestas. Y además todos los que han comentado que asistieron, hoy no se acuerdan de mucho… En eventos anteriores se comentaba que las fiestas que daba eran algo extrañas, pero no me daban detalles.
...
Sólo él, insistente en que asista a otra de sus fiestas dice que en cada evento “le arranca” el alma a cada invitado.
...
Al principio creí que era parte de una broma, pero resulta que he caído en la cuenta de que en sus fiestas invita a gente diferente. No repite a sus invitados. Y todos aquellos que ya asistieron regresan al campus actuando de una forma muy diferente, como sin chispa, sin vida… como zombies.
...
Mirna por ejemplo, era una de las más atractivas y simpáticas chicas. Hoy solamente sale de clases, sin gracia, yo le notaría canas y se apresura a irse a su casa, como hipnotizada sin saber la razón.
...
Paco es de mis amigos consentidos, porque todo el tiempo me hace reír. Ahora lo veo pensativo, perdido en su mente. Le pregunto sobre la fiesta y me dice que hubo algo que no alcanza a comprender… pero se interrumpe y dice que está confundiendo alguna pesadilla con la borrachera que se puso. Pero no me lo dice.
Este viernes pasado finalmente opté por ir. Ya era la última de sus fiestas antes de que él se fuera al extranjero.
...
Su casa es elegante, diferente, no del típico estudiante. Parecería gran empresario. Todo estaba sin luces, sólo velas por toda la elegante sala. En medio había velas oscuras rodeadas de muchos objetos de fierro y piedras. Esteban lucía diferente, decía que lo que vestía era una especie de vestimenta especial para recibir a sus invitados. Yo más bien hubiera dicho que se trataba de una sesión espiritista.
...
Repartía una bebida que comentaba estaba hecha especialmente de vinos de la cosecha familiar de Italia. Yo comencé a beber un poquito, mi idea era básicamente por mera curiosidad ver lo que sucedía con todos y no era plan ponerse peda en medio de no sé qué evento.
...
La bebida no era buena, más bien sabía dulcesona, me dio un mareo inusual y la dejé de beber por completo.
...
Esteban se paseaba entre nosotros como esperando el momento crucial de una sesión espiritista. De pronto las campanadas indicaban la una de la mañana. Fui al baño en el momento en que escuchaba que todos nos concentráramos al centro de la mesa repleta de velas, no deseaba andar bailando cuando todos estaban solemnes, así que di la espalda al fuego y lejos de la influencia del alcohol, en las sombras reflejantes del cuerpo de Esteban podría jurar que tenía cola y cuernos, que su piel era escamosa y le acompañaba algo más detrás de su capa.
...
¡Me espanté!...
...
Mi mente voló a la par de las mil historias y la mirada penetrante y endiablada de Esteban que, tratando de juntarnos a todos, no dejaba de comentar que nadie estuviera fuera de su alcance.
...
Yo me llené de nervios y me agaché en la espalda del sillón largo y elegante, por la parte de atrás.
...
De su boca surgieron mil palabras inentendibles. Yo todo lo veía en las sombras que daban a la pared.
...
Aquel hombre parecía un gran dragón que inundaba la sala.
...
Callé cuanto pude y guardé silencio esperando que hubiera algún momento en el que pudiera salir de inmediato.
...
Hubo sonidos, gritos de todos, acostados en el piso como muñequitos de galleta. Yo veía que de sus pechos salía algo brillante, hermoso, tranquilo y aquel dragón devoraba sin prisa, absorbiendole a todos la mínima señal de luz.
...
Luego, sobre el fuego, el animal desaparecía. Y todos se levantaban como si hubiesen estado absortos en algo que nunca fue consciente para ellos.
Yo estaba paralizada y fingí también levantarme temblando en su totalidad.
...
Nadie recordaba el evento, sólo sabían que habían bebido demasiado.
...
Me vine a casa con el corazón saliéndome por la boca. Perdona que hasta hoy te lo cuente todo.
...
A Esteban no le hemos vuelto a ver nunca más y mis compañeros aún vagan estudiando sin razón, sin corazón, sin alma y yo temo porque suceda lo mismo en algún otro lugar.

13 comentarios:

DaemonIO dijo...

Ups... Yo te aseguro que no me llamo Esteban y no robo almas...

Excelente relato... ¡Me encantó!.

Yo.

Anónimo dijo...

Excelente soberbio un exito mas Dra le felicito y envio besos

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Ginger dijo...

O_O....asi o mas demoniaco el asunto?...me gusto, definitivamente me gusto, ayy pero q dramaticooo tema a tratar!...te mando besos

Yanett dijo...

Me gusto!!
ese tipo de historias son de mis favoritas...
Saludos Klein!

AndreaLP dijo...

Ya ves, Daemonio, lo que causas en las fiestas! No fingas demencia que ya sabemos qué quieres hacer con nosotros.

Gran relato, Doc. Me dió como miedito todo ese asunto. Prrr...

Saludos.

george dijo...

Querida dra kleine,
lo que nos relatas aquí:
¿¿¿
es un sueño,
es fantasía,
es el monstruo de un film,
es un cuento de la Dra,
es producido por drogas,
es para sorprendernos,
es para probar nuestro juicio,
es para irritarnos,
es para quitar nuestro sueño...
???
es un cuento muy bueno y refrescante.

besos

Espartha.com/blog dijo...

Esteban, hace tiempo que no le asigno trabajos, desde que empezó a tomar decisiones por sí mismo, tuve que degradarlo a simple chaneque, no me sirve ya.

Tu relato se me antoja como para leerlo en una noche de luna llena, frente a amigos, en una fogata... :)

fgiucich dijo...

Muy buen relato: atrapante!!! Abrazos.

Real-X dijo...

yo conozco a mucha gente así, pero que no necesariamente asistieron a esa fiesta

saludos

Mr. Magoo dijo...

El relato me atrapo, el tema esta bueno, no raya en la exageracion del terror, pero el misterio el lo suficientemente fuerte para mantenerlo a uno pegado a la lectura y en la orillita del asiento, jejejeje.
Buenisimo doctora, felicidades.
Saludos hasta Queretaro...

lizzy dijo...

demasiado bueno para ser mentira.. nada me encanto.. sobre todo la figura de contarselo a un diario.. hace tiempo q no pasaba por aqui y es un gusto encontrarme con esto

NOSTROMO dijo...

EL protagonista y los elementos de su relato están en las pesadillas de todos. Excelente historia Dra. Por eso nos gusta este Blog ¡¡¡

FENIX dijo...

Muy bueno, me gustò, ya no sè ni que escribir, simplemente, muy bueno !!!

saludos.