01 octubre 2007

Ingenuidad

Mi madre me lo había estado repitiendo continuamente “ten cuidado con ése hombre, no es mucho de fiar, los caballeros tienen otra manera de comportarse con una dama”, pero mi necedad y parte curiosa pudo más en mí.
...
Y aún con que en el pueblo todo mundo se entera de las casualidades ocultas, me las arreglé para salir una noche con él en su flamante auto, que era simplemente uno de esos que le llaman “chocolates”. Ah, pero yo me sentía grande luciéndome con la ventana baja como si yo fuera la dueña de la situación.
...
Ya me imaginaba, que al ser mayor que yo, éste pudiera sacar el colmillo bien grandote, como para enterrármelo así de bonito.
...
Yo no sé si dentro de mí era el querer saber cómo se sentía hacerlo con alguien mayor que yo, o era el mero berrinche de probar lo que todo mundo me decía que NO debería de hacer.
...
Nos largamos a un pueblo cercano, donde las cantinas son más de ficheras y borrachos, con rocola para tocar con monedas de cinco pesos, todas las canciones gruperas que les llegaban a los dolidos o ardidos.
...
Hasta allá nos fuimos a meter. Y es que el tipo también era de esos, que tienen dinero y no saben ir más allá de donde van todos a ponerse pedos o lucir billetes.
...
Yo entre el ansia de portarme cabal y rogando a la Virgen porque no se me treparan las cervezas, me ponía entre melosa y fría según el disparo de la pistola.
...
Ya entrados en el ambiente, a eso de la tercera botella de cerveza, que comienzo a tirar en pedazos, bajo la mesa de aluminio “Tecate”, toda la cheve que me sobraba… Aquel nomás presumiendo cuánto ganaba en cada ocasión que vendía una vaca o cómo se las arreglaba al domar a un buey… o toro, o algo así que entendí yo.
...
La cosa es que entre poquito y mucho alcohol que me comienzo a poner calientita, ya hasta me convencía que sí lo estaba viendo guapo o adinerado. Nomás entre el estire y jale que le aviento dos besos, de esos que se antojan puteros y lenguados, ensalibados hasta la barbilla…
...
Lo trataba de prender para ver si me soltaba más lana al momento de pagar una rosita, unas arracadas, dos pulseritas y hasta una revista que pasó vendiendo un chavo sin una pierna.
Me resultó la hueva alrevés.
...
Se puso pedo y con la insistencia de que ya era tarde… o madrugada, ya mejor le dije que me fuera a dejar a mi casa. Se me bajaron las ganas cuando se vomitó atrás de la camioneta… dizque no me diera cuenta, el guey apestaba a madres dentro de su camiseta.
...
Eso me pasó por ponerme con grandotes que nomás no me dominan.
Ya cuando se estacionó, ahora si quería manoseo de chichis… -ni madres-le dije, que para otra ocasión me invitara y no se pusiera de necio como en ese momento. Me bajé y con todo y mis regalitos ni miré hacia atrás.
...
Hoy tengo la misma invitación del tipo… y pretendo que ahora no se ponga pedo para que me quite lo ansiosa que ando… ya veré como me las arreglo para que yo sea la que me ponga alegre con cerveza o tequila.
...
Y pensar que mi madre tiene miedo que yo salga con tipos como él… Jáaaaaa

10 comentarios:

FENIX dijo...

No pos si que està cañòn con convivir con tipos asì, pobre chava pos que pensaba, que no habia mas hombres ?

saludos doctora !!!

snowdly dijo...

El tipo... desgarbado, presumido.. buen auto y con dinero.

Bueno la chava a darle trámite al tipo y terminar la asignatura pendiente.

Real-X dijo...

tomar mucho alcohol es para un hombre como echarle agua a la pólvora, luego uno cree que tiene dominada la situación y nada más es al revés, saludos

AndreaLP dijo...

¿Quién resultó el ingenuo? ¿El, que creía que tenía el control de la situación al presumirle de su dinero y comprarla... o ella, al controlarse, obtener un beneficio y no tener nada qué perder?

Buen texto. Saludos, Doctora.

Mr. Magoo dijo...

Me sorprende pero a la vez no me sorpende la manera en que la protagonista se desenvolvio ante la situacion. Me da gusto que las mujeres tambien sean asi, que se pongan abusadas, pero bueno, no tanto, al menos no en mi caso, jajajjajaja.

Saludos, muy buena historia Dra, como siempre....

Nube Gorda dijo...

Dicen en mi pueblo, Pa cabrón, cabrón y medio, o lo q es lo mismo siempre hay un roto para un descocido, pobre chava..¡¡

Bsuchitos

Kix dijo...

Jajaja, besos que se antojan puteros y lenguados! Jajaj!!

Chido, se salió con la suya la chava!

george dijo...

A veces los tipos que conducen un "mini" tienen mas fantasias jaja...
cuidado, la proxima vez ya no te dejará escapar con una sonrisa en la cara...
¡mucha suerte dra kleine!

un abrazo

fgiucich dijo...

Lea el próximo capítulo!!! Habrá? Abrazos.

-:cArLiTa:-dLb dijo...

hombres mayores.. a quien no le llaman la atencion... pero bueno.. como historia esta buenisima..