26 diciembre 2007

Vida de ocaso

Ella era un alguien entre su grupo de amigos, ella existía y era bella.
Se enamoró, se perdió, se dejó en cuerpo y éxtasis con él.
Y se abandonó.
Dejó su sonrisa en sus mejillas de aquel,
olvidó su cuerpo entre el pecho del hombre,
enterró el placer cuando vivió la rutina
Y se abandonó.
Es una lástima porque le lloran, ya no existe, ya no es bella.
ahora queda de todo un recuerdo, una brisa,
alguien que solía gritarle a la vida que era feliz,
que gozaba sonreír.
¿Acaso hay hombres que chupan la vid de la vida sin dejar nada de rastro?
hoy sólo la escucho susurrar,
con la mirada perdida y una jeringa en el piso.
"Mi mente vuela, sufre metamorfósis,
clavada en mariposa,
se mueve de arriba hacia abajo,
va, viene, juega con el tiempo"

4 comentarios:

lefou dijo...

luego de larag ausencia me reporto pa dejar constancia de existencia.
un abrazo fuerte

fgiucich dijo...

Existen seres muy débiles que son absorvidos por aquellas personalidades dominantes. Un relato muy triste, pero real. Abrazos y felicidades.

Yanett dijo...

Que triste es dejarse llevar por el sufrimiento....
Difícil situación aunque cierta....

Dario dijo...

Hermosa... hermosa... hermosa....
La historia y tú!!

Mi querida Dra:
Aunque haya desaparecido un tiempo para atender algunas urgencias de familia, no olvido a quienes este año han compartido mis pensamientos y me han permitido penetrar su alma y conocerles un poco... A ti.... GRACIAS

Deseo lo mejor para ti en este nuevo año; espero seguir compartiendo tu espacio y tener tu presencia en el mío... Que me hace bien recibir tus comentarios.

Besos