22 octubre 2008

En el pasado...

Corrían los tiempos en los que la luz sólo era una débil vela hecha de materiales rudimentarios, las sedas se ofrecían sólo a los reyes y las vírgenes a quienes mejor pagaran.

...
Mi corazón no amaba a nadie porque las reglas eran sólo obedecer a los señores de las grandes casas... pero mi alma odiaba inmensamente.

...
Era viejo y poderoso aquel señor que surtía las pieles y aromas a mi señora, venido de otros lugares quienes iban a pensar que estaba sediento de carnes casi infantiles... Y me daba terror su mirada lasciva, sus manos grotescas y frías, eso lo sentía cada vez que aprovechaba tocarme en momentos que la servidumbre se quedaba sola... porque yo era una de ellas.

...
Su barba rasposa era chuchillo tajante hacia mi piel y entrañas mientras callaba, sólo sentía a fuerza de humillación salivas jadeantes y barriga repugnante.

...
Yo no era nadie en un grito de ayuda, sólo limpiaba la cama, lavaba sábanas y quitaba los rastros de querencias de mis grandes señores. La limpieza se hacía puntual mas nadie podía lavar mi interior en ningún momento, qué me deshacía, me manchaba, el sentir, lo que brotaba del alma.

...
El odio en silencio se hizo fuerte y a diestra de pedir soledad me desfiguré el rostro y marqué de más cicatrices en las partes apetecibles de todo mi cuerpo, deseaba matar el mal que provocaba a los hombres en mi.

...
Mas la lujuria deja ciegos a los hombres, pierden tacto y son salvajes cuando algo se empecinan en desear como suyo... y yo deseaba morir...

...
Así que me condené por su muerte, por la del panadero y la del mensajero del rey, me condené por la muerte de mis sentimientos, de mi corazón y la podredumbre de esos tiempos en que se poseían las pieles, las joyas y el himen de las tantas criadas...

...
No me interesa ser recordada, mas de menos que sepan que en los tiempos en que viví, eran esos en los que la luz sólo era una débil vela hecha de materiales rudimentarios...

6 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Saludos por aquí leyéndote y llevando-me tu escrito para hacerlo mio en el vaivén de la lectura cotidiana...

saludes

angel dijo...

exelente!!! me encanto saludos

Aule dijo...

Hasta escalofrios (o escalosfrios) sentí.

Martha M G dijo...

Hola, Gracias por tu visita y me da gusto volverte a leer.
Dios Te Bendiga
Bye

Mariana dijo...

Que impresionante!! y pensar que en estos dias aun podemos ver que esas experiencias se repiten, y a pesar de la mucha información que hay para denunciar a esos hombres, muchas mujeres prefieren seguir llevando el pan a la boca de sus hijos.


Beshos!!

fgiucich dijo...

Tiempos donde nada valía, salvo la riqueza de los señores. Abrazos.