26 abril 2006

¿Sexo? ¡Cuando gustes!

Si te dijera que en ése momento el hombre más perfecto que había conocido se dirigió únicamente hacia mí no me lo hubieras creído.

Pues así pasó.
Yo estaba distraída, en verdadero pensamiento del cómo podría abordar a mi jefe y tratar ese problema del aumento de trabajo sin aumento de sueldo. Había contemplado todo éso que me comentaste respecto a una posible negativa, ni fuí de minifalda ni adopté un peinado ni maquillaje nuevo. Simplemente fuí como un día cualquiera sólo que con la mente llena de grillos por eso mismo.
Subimos al elevador y como es de esperar, todo un caballero me preguntó sobre el piso en el que estaba. No te negaré que pocos tienen tantas atenciones.
Hicimos una breve plática la semana pasada y a los tres días ya nos encontrabamos "por pura casualidad" en los pasillos. Ya sabes, el pretexto del ¿dónde comerás?.
Sentada frente a él pude en definitiva mirarle sus ojos, creo que eso es todo lo que le llena de luz y le da esa fuerza de sentirte desnuda cada vez que te mira de pies a cabeza. Te mira entre ternura y sensualidad. Su sonrisa innegable, mordería sus labios con tal de quedarmelos por siempre.

Tiene unas manos grandes y firmes, poco ásperas. No me gustan las que son pequeñas y que parece que nunca han sentido el rigor del trabajo.
Su espalda es ancha y sus piernas denotan un deporte frecuente.
No sé si los tiempos modernos nos estén empujando a las mujeres a querer imitar ciertos patrones de hombres en donde basta sólo el conquiste, un poco de flirteo, casi ninguna pregunta sobre compromisos presentes ni futuros y atinar a llevarte lo que te gusta a alguna cama de hotel. Tal vez si prefieres intimidar un poco, prefieras llevártelo a casa aunque al amanecer sepas que ambos tendrán -en automático- vidas separadas una vez que se besan y prometen llamar.
Así me pasó a mí ésa ocasión.

Fue espectacular todo lo que pasó después de la invitación de la primera comida; aún llegando a la oficina recibí su primera llamada, quizá deseaba verificar que no me arrepintiera de mi decisión, pero no fue así. Estaba tan consciente de una cita sexual que me excitaba la idea de que diera una media hora antes de lo acostumbrado para salir, despedirme de las demás secretarias y fingir que nada nuevo había pasado en la oficina.

¡La discreción se acrecienta!

Y así fue, nos vimos a dos cuadras más adelante y con una plática bastante divertida y amena fuimos a un hotel. Su cuerpo ya denotaba las ganas y yo no dejaba de sorprenderme de verlo tan guapo y viril.

Tras el encuentro la ducha fue genial y la despedida mucho mejor.

Sin preguntas, sin escarbos ni censura alguna nos separamos sin la menor intención de otra cosa más. Un beso y desde entonces no le he visto más.

Tal vez sea más cómodo para los hombres ésta postura para poder conocer a más chicas y llegar al punto más interesante del asunto sin tener que andar con rodeos inútiles o generando lazos que no llegarán a mucho.

Si tienes ganas de un chocolate, vas y lo compras, si tienes ganas de sexo, lo pides y ya verás si se te concede...todo esto si andas de antojo.

¿No estaremos volviendo las relaciones sentimentales en segundo término cuando nos comienza a interesar más lo meramente sexual?

15 comentarios:

Angeek dijo...

Claro! porque lo segundo no implica compromiso. Lo primero asusta por toda la carga que conlleva, ahí le saca la mayoría.
Saludos

Cinéfilobo dijo...

***

La respuesta es Si! pero no tiene nada de malo.

Quién este libre de pecado...

El Enigma dijo...

Posmodernismo amoroso, no es cuestion de sentimiento sino de prisa...

Un beso Dra

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

drneon dijo...

Ay cabrón!

Las mujeres se estás adueñando del mundo...

Thums Up por este post!

The_Saint_Mty dijo...

Saludos!, podria funcionar así..porque no?...

noemi dijo...

Una canita al aire de vez en cuando no hace daño a nadie.

rossmar dijo...

claro y ¿por que no? si tienes ganas de comer algo, te lo compras si tienes ganas de una buena cita sexual y se puede, claro que sí.

Modernismo, liberación femenina, situación comoda, o es que solamente la prisa y las ganas de no comprometernos hace que hagamos estas cosas.

y que ricas son ;)

yoymimismo dijo...

El sexo y el amor...tan iguales y tan diferentes....

Isaac

Chica Yeye dijo...

que feo. que duro, que dificil. que rico.


ajajajaja

RAYDIGON dijo...

Si, si, si, si como no !!!!

Besitos G.

Lety dijo...

Por supuesto que si mi doctora, perdón por la franqueza pero así lo siento. Y lo más triste, es que se pierden de lo que verdaderamente vale, pero ojos que no ven, corazón que no siente
Si no se conoce el verdadero amor, no se puede lamentar su ausencia.

La quiero mi doctora, no se me pierda tanto por favor

Anónimo dijo...

A vuestras hijas fulanas me las follaré con la puta educación vuestra, gracias por hacerme más fácil el camino jojojo ¡vivan las putas las reputas y las mas putas! ¡viva!... y sin pagar.

Maria Lasciva dijo...

No tiene nada de malo el sexo por el sexo... A mí por ejemplo me encanta que me lo coman y aprovecho cualquier ocasión interesante para disfrutar.
besos

Anónimo dijo...

con esos xicos kieor sexo cuando guste, aqui te indican dond epuedes ir a hacer el amor http://www,elsexodebil.com
estan buenisimos!

Anónimo dijo...

Para tener que ir a hacer el amor, vean reputas.org
Allá si lo hacen