16 febrero 2007

Y despues del 14...

Querido diario:
Hoy estoy muy emocionada porque se cumplió lo que tanto había estado contándote. Finalmente aquel ya me lo eché al plato y no, no fue como yo me lo esperaba... fue mucho mejor. Si te escribo hasta hoy fue porque todo sucedió el 14 y es hora en la que vengo llegando a casa aunque te soy honesta ni ganas de querer regresar.
...
Te cuento que yo fuí la que insistió demasiado, así como amigos nada más al principio. Comenzó invitando a todos los del grupo al cine y era claro que todos ibamos a aceptar. La oportunidad de pasárnos la tarde padre no la ibamos a dejar. Más yo que ya andaba calientita...
...
La cosa es que nos largamos todos lejos del club para tomarnos un algo en el centro comercial. Ya sabes Pepe haciendo su desmadrito con todos los de la bola aunque es bien coyón cuando ya le brinca directo el chile con una de nosotras. Por eso ni lo pelamos al guey... pero tratándose de Joel eso si, nadamás me lanza miradas muy de vez en cuando y hasta creo que no me las entiende, por eso ví mi oportunidad al sentarme en el cine junto a él. Ya todos estábamos en plan de relajo, entre aventando palomitas y riendonos quedito cuando Karina comenzó a pasar las palomitas con la boca. Ya sabes, nadie es tan fresa como él pero hasta eso, se animó... Porrrr supuesto que yo le puse la palomita en la boca, pero traté de que fuera la más pequeñita.
...
Así el tiempo hasta que las luces se apagaron y no dejé que se enfriara nada... le rozaba la pierna a cada rato, medio inocentota pero bien intencionada, ¿no?, y en una de esas que pongo mi mano en su pierna, así a lo descarado... ya me había cansado su lentitud pero me excitaba demasiado que se le parara y tratara de que yo no me diera cuenta. ¡Ay bebé!.
...
La cosa es que en un descuido que me voltea a ver y ¡zas! que lo beso... pues de ahí en adelante ya no lo solté, ¡De tonta que lo hago!, lo más gracioso fue que no sabía ni cómo acariciarme... pero yo sí ¡Ay chiquito!. Me valió que se diera cuenta Leticia, ya sabía que le traía ganas, así que los cuates me hicieron la balona bajandole el berrinche porque de las dos yo fuí la que le gané... chiiiiiiiido la guey!... Ya de ahí pues de manita sudada y a la disco. Donde el chupe me lo trago como esponja. La idea era que por el día de la amistad nos echaramos unos drinks hasta quedar perdidos, pero la neta yo si deseaba estar en 4 o 3 sentidos por lo menos para disfrutarme al pollito. Y sí, también se empedó, pero me latió la onda mejor porque ahí se deshinibió todito y sacó la bolsa de cochinadas eróticas que traía atoradas en su mente. ¡Delicioso cachetoncito!... nomás me lo imagino y te juro que me mojo de la emoción, já já... ¡que chido!...
Después de tanto faje como que ya daban ganas de más y después de ir a dejar a toda la bola de briagos a sus casas nos largamos a la suya. Vive con su mamá, ya bien viejita la señora. Nos metimos a su cuarto que está enorme y lejos de lo demás... ¿sabes? vive en una casa enorme el rejijo, ¡la lana que aparenta si la carga guey!.
...
Al principio ya le andaba por tirarme pero nel... la cosa es saborar el plato desde que te lo ponen en la mesa, así que ahí arriba de la cama, mientras me quitaba la ropa de forma bien torpe, yo me lo escabeché de lo más rico que una película erótica describiría. Chale, con ganas de que me filmaran, no?, sus manos en mis muslos, su entrepierna sudorosa, ya con ganas de todo y su jadeo, ay papá, ese jadeo que si lo hace seguido en clase, ¡me cae que me vengo cuando el profe dé literatura!...
...
Me topé con el premio mayor... o más bien el premio gordo, premio gordo y grande! lo besé, lo mimé, hice con mi juguetito lo que quise y lo llené de mimos. ¿quien con eso que carga no se vuelve uno docilita, pendejita y ponedora?... ¡Pos yo!... Le llegué a mi vicio.
...
Si ya me iba a venir a la casa en la mañana temprano, pero sin clases en la mañana nel, nos quedamos en su casa... Con la viejita en el club, allá donde lo conocí y la casa para nosotros solitos de tonta me vengo a aburrirme con la televisión por cable.
...
Lo disfruté como loca y hoy camino como si el caballo se hubiera largado de entre mis piernas. Me dejó más que bien servida. No dudo que el guey se haya quedado pendejito también, le gustaron mis cosotas y la forma en que las jugueteó me dijo mucho de lo que estaba dispuesto a hacer... nel, no será la primera vez, ¡quien me prueba me repite caray!... Bueno, por eso vine llegando hasta ahorita, con su olor entre mi piel no me dan ganas de hacer nada... ya por eso te escribí y chance hasta lo vuelva a repetir.
...
Yo si quiero, nomás espero no clavarme... ahhh pinche cursilería de mujer. ¡Adiós!

5 comentarios:

FAUSTO dijo...

el olor de alguien más en la piel es el perfume que jamás nadie podrá imitar.

repitelo cuantas veces puedas (y quieras).

felicidades.

RAYDIGON dijo...

No hay nada mejor que traerle hambre a alguien, mmm...

Espero el segundo encuentro, que seguro sera mejor.

Besitos Doc.

palabraserrantes dijo...

Deleite de modismos, deleite en los tiempos del relato.
Deleite de detalles.



2ªparte?


Besos Kleine

tiare dijo...

te envidio
que quieres que te diga jajaja

graaaande maestra jajaj

Yola dijo...

Excelente descripción de una noche inolvidable jajaja.
Saluditos !!