15 agosto 2008

Mirad a la distancia

Madame C.

...


He mirado desde mi barca las aves que rodean la vuestra, hay buenas nubes que marcan, según las estrellas, otros horizontes.

...


Madame C os he encontrado notablemente fuera de un canal que estaba maltrecho y que ahora andáis en otro pero sin mal sentir; enhorabuena y os pido vuestra diligencia para explicad lo que voy a deciros.

...

Que toda la buenaventura la leo en momentos, en instantes, en tiempos que no os veía irradiar lo que ahora el nuevo mundo llama Energía.

...


Pero que se entienda en el medio que eso que vos ofreced a cada momento os estáis regalando a vosotras mismas, que dais algarabías y emociones internas el sabed que el pasado no anda merodeando por ahí como el sereno que se oculta entre las sombras de la madrugada.

...


Me disculpo si las enredaderas de mi mente salpican las letras de malos modos haciendo de esto un jardín descuidado. Recordad ciertamente que en los tiempos que en vuestros ojos habíais algarabía, ésta se generaba por la energía que ocasionabais algún rostro, algún olor, algún pirata descuidado y malvenido en tiempos… ahora Milady será posible que os pueda percibir andando sola y procurando vuestra propia fuerza sin necesidad de mares inmediatos ni asaltos de ladrones que van como los mercaderes de paso.

...


Sois una especie de canela que ahora os dais en vuestra propia maceta, nadie os plantó, nadie os regó, nadie os ha mimado y sin embargo os veo creced y os miro grata con serenidad y, por supuesto, os miro valor, como toda esencia cara que llega a valuarse.

...


Un grano de a libra.

...


Sabed que siempre habréis altibajos con cada clima, mas os predigo que ya los techos fuertes que habéis construido a la distancia para resistiros a lo tormentoso podréis protegeros de cosas extrañas. Habed epístolas que son duras de roer y se vuelven parte de vuestros escudos y torres defensoras.

...


No os sorprendáis cuando vosotras mismas, a su tiempo y en la distancia seáis ahora la espada misma que lacera ataduras.

...


Os convertiréis en una fortaleza, os volveréis gran lugar.

...


Hay castillos que tienen lugares muy deseados por los grandes señores, dejad que haya escaleras al paso para lograr entrar en ellos sin que rompan una copa de cristal en sus adentros.

...


No puedo mas que celebrar lo que miro así que mando en estos precisos momentos, sellado con marca de ceda y anillo, éstas letras a vuestra presencia.

...


Os ruego considerad las mismas para vuestra fina pluma.

...

5 comentarios:

Carla Patricia Quintanar dijo...

Amiga!!!!! Maravillosa tu epístola, muchas gracias por acompañarme en el camino... Debo una respuesta a la altura de estas bellas palabras... Un abrazo fuerte, Madame...

Egosum dijo...

Recordando buenos tiempos, te mando un fuerte abrazo.

Kostas Kamaki dijo...

¿En nombre del blog?: ¿amén?.

¿y los que no creemos?.

Besos con besos.

AndreaLP dijo...

Qué linda epístola!! De repente me sentí como si estuviera en pleno siglo XVII.

Abrazos, doc.

george dijo...

Querida dra,
no se si la carta a madame C es para ella, Ti ó para mi,
contiene muchos mensajes, consejos y advertencias,
es como un estudio sicológico de todo al rededor,
como hay que comportarse con ciertos ocurrencias,
me gusta mucho la forma de analisarte y como das consejos a ti mismo,
creo que tu eres Madame C!
una madame que respeto mucho,
¿tengo razón?
¿he entendido algo de la carta?
NB.. creo que soy adicto de leer tus posts, intento nadar en tus pensamientos, encontrar el fondo y la idea principal, me contento con esto!!!
un abrazo