29 junio 2005

Impresión a color II

Dejé que entrara ella primero, supongo que sabía hacia donde moverse, yo le seguí aunque no me contoneaba como lo hacía ella. Saludó a dos que arreglaban el fondo de aquel salón con cierta familiaridad, quizá para mostrarme que ella era conocida y bien recibida. Le levantaron la mano y le gritaron desde allá que era bueno que se apareciera de nuevo. Yo sólo caminaba, el ambiente ya lo percibía más claro, ahora con sonido y olor en presencia, supe que aquello era más un foro de gente en un lugar clandestino, desnudos, sexo, hombres con falo en plena acción, por lo menos diez personas ocupaban el lugar en el que se movían las luces, los reflejos y las pantallas.
¿Delante de toda esta gente quitaré mis ropas?- pensé para mis adentros-Yo creí que sólo habría un fotógrafo y música. Son demasiados para mí.
Al fondo pude ver a la chica tímida, mostrando su pubis, ella ya estaba en pose, como en trance, sin dejar de mirar a la cámara que había delante de ella. Las formas y posiciones no denotaban nada de aquella que yo vi pasar agarrando con fe su suéter, ahora cambiaba, ahora era otra y parecía disfrutarlo.
Entramos las dos y nos pidieron la ropa, era necesario hacer el cambio ahí mismo asumiendo que no era importante, ¿ridículo? A donde me voy a cambiar si todos ellos iban a presenciar mi desnudez... fingí que nadie me veía y ellos, para sorpresa mía jamás se percataron. Creo que es un mundo demasiado ordinario para ellos; para mi, quitarme las ropas era como quitarme un siglo o dos de tradiciones, costumbres y morbos que siempre mamé y tatué a la par de mi familia, el simple hecho de dejar los senos al descubierto ante pocos ojos era considerarlos parte de mi intimidad... ¡y nadie de estas personas lo era!, la gente se movía en lo que hacía y nadie reparaba en mi piel. Solo miradas de trabajo. El trato es de lo más indiferente.
-Vístete rápido- me dijo la chica- a quien vas a presumir tu cuerpo es a la cámara no a esta gente, ellos están detrás de todo esto pero no te pagan, hay mucho dinero detrás de ésto.
Mi desnudez dejó a la vista por primera vez el cuerpo que muchos deseaban poseer y las ansias de líbido que les causaban mis ropas al pasar junto a todos.
Recordé cuando en algún momento mi vergüenza era similar al baño que me daba mi abuela junto con mis primos con miradas furtivas en aquel el río. Pero hoy lo superé.
Tiré muros que yo misma levanté y mi mirar fue diferente, sufrí la transformación que aquella chica tímida también había tenido y comenzó así la exposición de mis senos, mi cintura y contornos que nunca creí llegar a absorber en la mirada de la cámara. Me convencí que era bella y con poder de seducir mientras me frotaba mis propios senos.

Quien tomaba la fotos era el mayor, daba órdenes y lucía cansado, no dejaba de mirar y colocarme en ciertas formas que me costaba estar quieta. No lucía nervioso y sólo fijaba su mirada en mi a través del lente, dirigiendo luces y reflejos a los chicos que estaban tras de él. Un cigarro tras otro era lo que denotaba su concentración. El me trajo a Caty, posó junto a mi y en breve nos dijo la escena que deseaba exponer.
Ella me tomó la espalda y me miró tranquila, lucía como ángel callado y abnegado, abrazándome de la más dulce forma que alguien puede hacerlo y puso una mano en mi entrepierna y me excitó su actuación...

- No deben pasar!- Gritaron en la puerta, era el chico tatuado que detenía a tres hombres altos, nombró a quien tomaba fotos y de inmediato se acumularon frente a él, el chico de las luces avisó que traían pistolas, uno de los que entró preguntó por los rollos agarrando violentamente al primero que se interpuso, entró con prisa y su cara no denotaba ser amigable. Se dispersaron y el otro tiró tres charolas que contenían hojas y fotos ya reveladas, no dejaba de gritar sobre unos rollos. Atrás de nosotros, la chica que me dio el chicle gritó y golpeó al tercero que la jalaba y manoseaba de forma vulgar e imperante... todos corrían hacia los tres tipos, más gritos y Caty petrificada sólo me abrazó... no me dejaba mover y yo deseaba salir de ahí. Había golpes, sacaron navajas y de pronto ¡¡un tiro!!, todos giramos hacia la que estaba con el patán, floja entre los brazos del imbécil que le dio. Más balas y yo congelada con quien no me dejaba siquiera caminar. Cayeron dos cuerpos más y caí yo...
La huída de esos tres iba seguida de otros que salían de ahí...El silencio regresó y traté de incorporarme, alejar de mis brazos a aquella chica que no reaccionaba ante nada y me estorbaba...tiesa...sólo sangre entre su cuerpo y el mío... sólo sangre, el alma se le escapó por la espalda y su vida en uno de esos hilos espesos y calientes fue lo único que cubría mi completa desnudez...

15 comentarios:

J U A N dijo...

HOLA DOCTORA. PUES VAYA FINAL DE LA NARRACIÓN QUE NOS DAS. POR UN MOMENTO AYER PENSE QUE SE TRATABA DE UN TABLE O ALGO ASI.

TU MANERA DE LLEVARNOS EN LA TRAMA ES DELICIOSO.

SALUDOS A TODOS. MAU donde andas?

Mau dijo...

Hola, buenos días Doctora, wow con la narración!, realmente no he leido la de ayer para hilar bien pero ahorita me la aviento ok? Ayer desaparecí del mapa por completo, la gente de RH de la agencia se fue y ahora tambien le tenemos que hacer de reclutadores y demas y ayer cayó demasiada gente y anduve en eso todo el día, pero aqui ando, un saludos enorme especialmente a ti Juan que te he tenido muy abandonado mmmuuuuaaaaa!

Buen día!

aquel Eric dijo...

La continuación de esos puntos suspensivos de ayer ha sido formidable, he retomado el suspenso y el desenlace aunque triste pero culmina una excelente narrativa.

Me ha gustado mucho, sobretodo porque me ha metido de lleno a su lectura.

Sobre la temática que decir, solo que los motivos nunca fueron definidos, así que da pie a una tercera estrega, quizá?

Un cálido abrazo.

Hamletmaschine dijo...

Excelente! Hace tanto que no puedo escribir un relato, pero la lectura e interacción con tantos cuentistas de nivel en los blogs me animan cada vez más y más a intentarlo de nuevo... veremos qué color seguirá.

Un abrazo.

rossmar dijo...

Dra. Gracias por esta narración de verdad escelente, jamás me imagine que tuviera un final así.
le mando un beso señora linda.

noemi dijo...

Los diferentes oficios que hay en la humanidad, unos mas difíciles que otros......

Juan Carlos Vallejo dijo...

Muy bonitos tus relatos. Se pueden vivir, incluso cuando dicen la muerte.
Un abrazo.

Silencio V_2.0 Release 3 dijo...

Me agrada, perdone por nunca dejarle saludos y ahora se los dejo. Me gustó

JOSHUA dijo...

Muy bueno, muy bueno, de verdad...

El Enigma dijo...

Porque no... aveces asi de cruel es todo... creo Yo que aun sinq ue sepamos la verdadera naturaleza de la vida, no quiere decir que no existan agujeros negros como lo que en este relato termina G. Kleine de expresarnos, demostrarnos y porque no, intuirnos, verdades que existen pero rara vez percatamos o damos por ciertas.

Excelente relato, un beso.

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

ztirzo dijo...

Hola!
Pues ayer no había comentado nada, porque lei la primera parte a las carreras y la verdad no la comprendí del todo... Pero la continuación... Wow... Simplemente es fantástica.
Saludos!

Pablo Perro dijo...

Esta bién, a mi gusto hay que darle un poco más de "aire" o pausas, para que el lector lo lea con más calma, que pueda respirar y asimilar lo que narras. Me perdí a la mitad, despues me reencontré, la historia es muy buena y la imagen final realmente fuerte, pero se le puede sacar más juguito... creo.

brandon enil dijo...

Interesante narracion, sigue deleitandonos con tus narraciones, suerte en todo...........

AndreaLP dijo...

Buenísimo. Hay una III ?

Besos.

Altamar dijo...

Vaya historia.
Disfrut'e mucho leyendola.

besoentretenido.