21 junio 2005

La Mosca

Querido diario:

Vuelo y zumbo, zumbo y vuelo, es un placer pararme en éste libro a olisquear y chupetear. Toda mi vida ha sido así, nacer y convivir con insectos de mi especie.

Habemos de muchos colores que si bien no son llamativos al menos nos dan una distinción discreta de esos vulgares zancudos.
Yo vivo feliz, de pequeña aprendí a reconocer cuando era justo volar, rodeada de alimento verde con un olor muy particular. Si no mal recuerdo jugaba con compañeritas similares aunque las grandes y más peludas siempre terminaban por corrernos del lugar, teníamos preferencia pero terminaban por alegar su territorio con otras.
También soy feliz porque no trabajo, ¿para qué trabajo?, No tengo un patrón determinado qué seguir y mi único placer es conformarme con buscar un lugar calientito donde descansar, limpiarme las patitas, mi cabezota, alitas y escupir mis alimentos que voy a succionar. ¡Es la parte mas alegre del asunto! ¡Que rico! Puedo pararme en casi cualquier superficie, ensalibando y probando dulce, amargo, frío, agua, mierda y descompuestos de toda clase.


Las viejas que sobreviven nos han contado leyendas locas, mira: antes de nacer, los humanos nos consideran un vil punto negro, que no ofende a sus vistas ni tampoco su valioso tiempo. Cuando somos pequeñitas ¡es de risa! Porque es cuando más nos conceden mezclarnos entre ellos, hay ciertos lugares donde nos dejan concentrarnos, aunque al final no acabamos de entender porque mueven tanto sus brazos cuando andamos por ahí.
No somos espectaculares pero no nos temen, existen otras muy parecidas a nosotras que poseen un tamaño similar con la leve diferencia de ser espantosamente amarillas con algo en el trasero, yo entiendo que son horrendas, de ahí que los humanos les tengan miedo cuando revolotean, nosotras somos más como ellos, porque nos invitan a comer de sus platos y cucharas.
¡Tontas somos algunas si no sabemos volar sobre lo caliente! Nuestras alas se humedecen y perdida la suerte de caer en la sopa de letras. Algunas veces ellos mismos nos devoran y no notan la diferencia del platillo. En las aguas frescas aprendemos a nadar pero en los refrescos la muerte es casi inmediata.
He visto los lugares más tentadores que deparan nuestro gusto y aunque no todos saben degustar yo adoro los perros muertos. Es un gran mercado de víveres.
Debo de cuidarme a pesar de que todo esté tranquilo, en algunos lugares, casi imperceptible nos hemos topado con la araña. Es mala de verdad. Su trampa transparente es engañosa a nuestro vuelo. He visto cómo sale despacio aprovechándose de que otros no se pueden mover. Camina y finalmente entierra sus colmillos en lo redondito de nuestro cuerpo. Nunca te das cuenta si mueres o vives una pesadilla, nos saca lo blanco y lo rojo de nuestro ser y quedamos huecas para siempre.
Mi mortificación más grande no es huir de ella, sino de algo que no se ve... nunca llegas a enterarte de lo que pasa, creo que los humanos lo fabrican, no mueres como las abuelas, es como la lluvia de éste momento, sale un sonidito extraño y parece brizna, moja las alas y causa mareos, no sientes y te deshubicas... de repente das vueltas de cabeza y no puedes levantarte. Huele raro...
Aquí sentada...cof...cof.. casi podría sentirlo...cof...cof...aunque si intento volar...zzzeee..meee...paralizzzzza todo... Bsss....
Tengo sueño...zzzzz.......
¡Plop!.

22 comentarios:

Gabriela Velázquez dijo...

jajaja, parece sacada de Fly Tales. Es muy divertida. Por cierto, a ver si su mosca no se para en el mantel - tyapete o lo que sea para preparar sushi que le compré en oferta. El sábado se lo llevé pero para variar se me olvidó dárselo.

Recuerdeme que el domingo se lo lleve, plis.

Un beso

AndreaLP dijo...

Jajaja, me pude imaginar a la mosca y todas sus aventuras.

No cabe duda, tienes talento.

Besos.

Mau dijo...

Jajajajajajaaja, muy buen blog Dra. me gustó! Nunca ma había puesto a pensar en el hacer de las moscas y bueno, aquí esta.

Saludos Andrea, Gaby y por supuesto a ti Dra.

Buen día!

PD: Juan, ya no pude escribir ayer en la noche. Sorry.

J U A N dijo...

HOLA DOCTORA! A MI EN LO PARTICULAR NO ME GUSTAN LAS MOSCAS PERO ENTIENDO QUE SON PARTE DEL ECOSISTEMA Y POR LO TANTO NO PODEMOS PRESINDIR DE ELLAS.

MIENTRAS ASI SEA Y NO SE APAREZCAN EN EL LUGAR INCORRECTO TODO ESTA BIEN, NO LES PARECE?

HOLA MAU... YO TAMPOCO ME PUDE CONECTAR ANOCHE... ME ESTOY PREOCUPANDO..

Mau dijo...

Claro, que anden por ahi pero lejos de mi jejejeje, luego dicen que me ando mosqueando....

Juan, no hay que preocuparnos, hay que ocuparnos!

Gabby dijo...

Muy buen relato!
Saludos, G.

sophie dijo...

yo siempre alucino con las moscas XD

Chica Yeye dijo...

jajajajajajajajja, pobresitaa! jejejeje

Saludos!

FANTASTIC dijo...

de chico me imaginaba cual era el plan de vuelo de las moscas, es que queria ser piloto

Aletz dijo...

la neta no leí todo el rollo; llegué hasta el renglón 3....mejor te saludo y te leo con tus comments por todos lados.....besitosw

rossmar dijo...

jajajaja pobre mosca solo plop y ya
bueno asi es la vida no
solo "plop" y ya
saludos a todo el clanKlein

Narciso dijo...

Hola Doctora!! Odio las moscas. Es de los bichos que mas alucine desde niño.

De chavito las mataba con un compuesto de jabon y tintura que extraia de la lavadora.

Es hora que no aguanto el zumbido que provocan.

Saludos a todos

pepo dijo...

prefiero el anticuado y sumamente agresivo matamoscas... algunos seguimos siendo salvajes..jejeje..
gracias por pasar a visitar..
Salut.

Hamletmaschine dijo...

A este paso, algún día las moscas dominarán el mundo...

aquel Eric dijo...

Esto me recuerda al Hombre Mosca pero en su versión femenina.

Puajjj

Altamar dijo...

que en paz descanse.

Mmmm.. me gust'o mucho, aunque sent'i un poco de tristeza de imaginar el final de nuestra protagonista.

besosAlados.

Jesús Fragoso dijo...

cada día textos más imginativos y caleidoscópicos, como los ojos de la mosca.
Gracias por tu visita.

Gabriela Velázquez dijo...

A ver mau... no encuentro tu blog, me dice que no existe... últimamente he tenido muchas broncas con eso de "la posteada". Ash

rizomantra dijo...

la mosca traspasa tu ojo en mil espejos que destrozan la mirada precisa, un rizoma que juega a retratar, en zumbidos hetèreos mientras sus alas van desgastando sus pocos segundos de vida...y la mosca, la mosca se queda pegada a la ilusiòn de la vida...

www.rizomantra.blogspot.com

El Enigma dijo...

Vida pasion y muerte de una mosca...

La vida no solo es mierda...

se me antojan muchos posibles titulos ante tan buena historia en verdad, asi que simplemente la degusto.

Thnxs, esta genial este relato breve.

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Flamingos dijo...

¿Quién no ha querido ser mosca en algún momento? Solo habría que tener cuidado con los vidrios.

Un beso

YoHannah dijo...

;-) ¡Excelente! diría que no hace falta ser mosca para que nos pase eso... ¡Hay tantos tipos de insecticidas!

Felicidades por el blog.

Saludos desde Madrid, España.

http://serrizomatico.blogspot.com/

YoHannah