03 enero 2006

Y cuando duermes...

Mi amanecer es distinto, es lindo,
es ligero como mi sueño al punto del despierte,
he sentido el roce de tu piel
y me he dado cuenta que yaces aquí,
junto a la mía, que poco a poco despierta.
Así te miro, callado, quieto, inocente...
Enamorada de tu silencio,
de tus cabellos descompuestos,
de tu cuerpo inerte,
sigo con mi mano el contorno de ti.
No roncas y eso me gusta,
no pateas y eso agrada,
ni siquiera percibí tu presencia en la noche.
Hoy vi mi amanecer tranquilo,
hoy quise tocarte sin que me sintieras,
hoy te miré eternamente
y quedé encantada de ti.
Los amaneceres son diferentes
cuando te siento junto a mi,
cuando me procuras seguridad
y cuando sé que no siento soledad.
Mi amanecer no tuvo frío
ni tampoco tristeza,
mi amanecer fue de sol
y de pájaros.
Un café, un beso, una despedida
para la larga jornada...
Aún en la oficina te sigo pensando ahí,
dormido, quieto, silente...

11 comentarios:

Humano dijo...

Merece este un forward... lo autorizas doctora??

El Enigma dijo...

... los pensamientos en todo momento estan en cualquier lado con los seres queridos, en la ofc. transporte, comida, etc. la verdad es que el corazon esta con la personada amada.

Un beso Dra.

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Yanett dijo...

Esa es la manera mas rica de despertar cada mañana. mmmmmmmmmmm.

argos dijo...

Me gustó...

stultorum dijo...

Mas mañanas de esas Doc !!.

RAYDIGON dijo...

Cuandi hasta dormidos o dormidas sentimos amor, es que hay amor, jajaja

Lindo texto

Besitos

Chica Yeye dijo...

ayyy que bonito! me vi reflejada ahora en mi nuevo vida, ya comparto cobija, baño, casa, yo jeje... ahora todo es diferente.. ahora es mucho más rico amanecer porque está a mi lado!

besos kleine!

Dra. Kleine dijo...

Adelante Humano!
Nomás no te olvides del nombre de la autora eh?

jeje

noemi dijo...

Rico, no????

palabraserrantes dijo...

Qué bella esa sensación de que hay alguien,por lo menos alguien en el mundo ante quien se puede estar desnuda, sin máscaras, sin artilugios...sabiendo que el otro yace a nuestro lado del mismo modo...

Aristóteles dijo...

Yo... soy tan feliz pero, luego abro los ojos y despierto.

Saludos.
Aristóteles.