06 enero 2006

Yi-kuh

Este era un pequeño pez dorado que nadaba alegremente moviendo sus aletas y colita por todo el lugar rocoso de aquel lago japonés.Le gustaba mucho entre mezclarse con las coloridas algas que crecían a las orillas, el movimiento suave y musical al atardecer lo arrullaba cada vez que el sol lograba colarse de forma brillante hasta ese lugar. El choque de luz contra sus escamas hacía ver en su cuerpo esa mágia que provoca mirarlo de lejos para que no deslumbren los destellos.
Todos los bancos de peces buscaban al anochecer un refugio calientito donde nadie pudiera interrumpirles su letargo.
Y ahí, entre todos ellos estaba Yi-kuh, el pececillo dorado.
Amigable con todos y, por naturaleza curiosa, siempre le gustaba ir un poco más allá de donde se acostumbraba nadar, ello fue la causa de que fuera abducido por seres extraños que un día se acercaron a la orilla de lugar.
Raras redes lo cogieron, movimientos bruscos lo abrumaron... un ambiente hostil y frío en todas sus escamas. -Salta, salta, salta- no lograba entender qué pasaba con todo su mundo y de repente ¡plup! miró a su alrededor...
Era extraño el lugar ciertamente. No había algas de esas que gustaba masticar, el piso era colorido artificial y un burbujeo incesante en aquel rincón le provocaba mareo cada vez que se acercaba a él...
A su alrededor otros peces, ningún amigo conocido, todos con los mismos ojos expresivos de susto y consternación.
-¿Dónde estamos?- dijo alguien de forma triangular
- Es la hora de nuestra muerte, qué te importa si te come un pez grande, ven a pelear si deseas morir dignamente- arrebataba otro más que gallardamente lucía larga cola y aletas, bonito el animalito, pero agresivo en su totalidad.

De repente oscuridad total...

Así pasaron largos días en los que ni siquiera se podía comer algo. Un pez no tiene la vista poderosa, ni naríz con qué rastrear, así que la dieta fue para todos, esperando que todo cambiara en algún momento.
Yi-kuh simplemente buscó un rincón y de ahí no se movió hasta que la luz volvió al lugar.
Un torbellino despertaba aquella tranquilidad... gritos, auxilios, revolcadas, mareos, otra vez ese frío extraño en las escamas y... ¡plop!
Ahora el lugar semejaba algo parecido a donde vivía, peces familiares y... ¿ojos?... estaba siendo observado por esos seres mounstruosos que no dejaban de picar las paredes de manera rimbombante.
Rápidamente buscó un rincón donde pudiera percibir un poco mejor el lugar, aunque varios pecesillos le gritaban que tuviera calma.
El sentía una mirada... dos ojos enormes, extraños, una cara fea...
Así fue como Yi-Kuh se metió entre una gran piedra y tropezó con Carmelita.

- Hola, no temas, estás en un acuario, es algo similar a nuestras casas aunque nunca será lo mismo. Bienvenido amiguito...
- mmjjj- Yi-kuh simplemente la miraba, asentía con la cabeza pero no emitía ruidillo alguno. Difícilmente podía entender lo que ella decía. Así permaneció una hora más y Carmelita optó por nadar a su alrededor, ella estaba invadida de curiosidad y emoción.
- Aquel que está allá, de triangulito, se llama Simón, viene de un lugar donde hay cascadas, ese otro que besa la pared todo el tiempo ayuda a que nuestra pecera no se ensucie, de lo contrario, nadie nos podría ver, es Maclovio. Ese otro pez largo, largo es Kalil, viene de un lugar que no recuerdo cual es... ¿y tú?... tus ojos son rasgaditos... ¿vienes del mundo subterráneo?
- no- dijo tímidamente- y tú ¿conoces a todos?
- oh si, yo soy de éste lugar, desde que era un huevecillo.

Así, Yi-kuh conoció a Carmelita, la pecesilla mexicana. Con el tiempo conocería al resto de los que habitaban la pecera aquella. Poco trato tendría con Maclovio, siempre estaba entretenido chupando las paredes.

¿Qué fue lo que pasó después?

No lo sé...temo que se los contaré después, cuando esté al tanto de la situación porque de momento me tuve que venir a trabajar.

La pecerá se quedó en mi casa y Yi-kuh no hacía mas que mirarme sin decir nada más. Creo que con el tiempo se acostumbrará a mi cara.

17 comentarios:

El Enigma dijo...

Ya al menos hay una aproximacion a la vida de Yi-kuh, asi que sin problemas, seran buenos amigos Dra.

Feliz dia de reyes.

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Humano dijo...

es Yuki pez de agua salada o dulce?

Perplejo dijo...

Debe ser pariente de "Cachalotte", es pes de la pequeña Amelie. Ojalá que no sufra de ganas de suicidarse.

J U A N dijo...

Feliz dia de Reyes Kleine! Feliz año Nuevo!.

Me da gusto leerte again.

Saludame a Dalia.

LeMoN dijo...

Siempre que escucho, leo o veo historias de peces, me imagino un guachinango al ajo mmmmmm (ñ_ñ).

A pos ya es hora casi yujuu!!!!

Kix dijo...

Ahh! Yo pensé que nos estabas contando la historia de Nemo...

:-P

Felices Reyes!

El Enigma dijo...

Dra.

Espero no interrumpirla mucho en su diario que hacer, pero vengo de rapido, fue inscrita en http://2006.bloggies.com/ ¿ok?, suerte y felicidades.

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Aristóteles dijo...

Dra.

Desde hoy tiene un paciente más y esta invitada cordialmente a mi Blog.

Saludos Aristotélicos.

P.D. He dejado comentarios en algunas entradas recientes.

noemi dijo...

los pececillos, en la pecera, sus retruécanos, idas y venidas...

chócalas....


hermanita pez...

stultorum dijo...

Creo que algo tenemos que ver con Yi-kuh

Aletz dijo...

a causa de los miles y miles de e-mails recibidos (sic); empieza la segunda temporada (re-sic) del blog más leído (re-re-sic) de la blogósfera....te deseo un año maravilloso y que realices algunos de tus sueños más lindos...te seguiré leyendo

niza dijo...

hola dra. hace tiempo lei una historia parecida a la de yi-kuh, el final era muy triste, espero que el de yi-kuh sea muy feliz a tu lado y al lado de sus amiguitos nuevos.

saludos enormes

sigo leyendo....

Raquel Olvera dijo...

Los peces en pecera se me hacen cómo los pájaros en sus jaulas; pero mi hermana mayor encuentra en los peces su mayor alegría y mi madre da de comer a sus jilgeros de sus manos. Me gusta pensar que ellos (los peces y los pájaros) les dan la compañía, que yo no puedo darles.

feliz año querida dra Kleine

alma dijo...

Hace muchísimos ñoas que tengo acuarios, me encanta observar los peces...se aprende mucho sobre la vida en comunidad
;)

jesús dijo...

feliz año nuevo. Un abrazo muy grandote desde Barcelona. Jsus

La X dijo...

mi G: siempre es un placer leerte... un trip ajeno a lo de costumbre
Chilo./

palabraserrantes dijo...

De los duendes, a los peces parlantes y ya tanto que he leído y disfrutado acá... gracias por la magia de tus relatos Kleine.


Besillos.com
Desde Baires a Rancho Alegre.
:- )