07 septiembre 2006

Drama final

El ruido de las máquinas de escribir y el papeleo constante, aún con la puerta de la oficina cerrada podía percibirse claramente, ni se diga del timbre de los muchos teléfonos que cada empleado tenía para recibir llamadas a cada momento, y a cada momento contestar amable, fresco, sutil, como si fuesen años los que hubieran pasado de no saber de la voz al otro lado de la línea, aunado a la obligatoria amabilidad de responder aunque el hígado estuviera por reventar por "políticas de la empresa".
Ahí entre esas cuatro paredes estaban ellos dos.
Quien estaba del otro lado del escritorio era el de mayor jerarquía, al que le miraban todos con silencio y reserva, después de todo era el imponente jefe que tras una voz imperiosa y demandante siempre debía de ser escuchado en instantes.
Daba miedo más que respeto y por eso quien estaba al frente de él, sentado y con las manos sudorosas no hacía más que tener ese semblante de seriedad y nerviosismo ante el posible regaño que pudiera merecer.
Todo va desde preguntas generales y finalmente el hábil jefe pregunta cuál es el real motivo de la visita del empleado... se redondea un poco narrando el hecho de hacerlo todo bien hasta llegar al detalle de armarse de valor y formaliza la oración. Misma que evita hacerla sin que suene a orden pero que ya es necesaria.
Los ojos del jefe miran intrigados, como pantera tras el movimiento de una presa... y sucede:

- yo... ¡ya necesito un aumento!

y la imagen se congela.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

...el arte de pedir un aumento en el salario, es sin duda para muchos un momento dramatico.

Un beso Dra.

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

RAYDIGON dijo...

jajajaja Dinero maldito dinero jajajaja

Besines Doc.

Chica Yeye dijo...

aahh yo tambien necesito uno...

por un momento sentí que me veías mientras te leía...

saludos

Angeek dijo...

¡Aumento efectivo y no a la sumisión!
:P

Ileana dijo...

Una de las pocas ventajas de mi trabajo es que cada año puedes participar en el cambio de plaza sin tener que verle la cara a nadie en particular, basta cumplir el requisito. El asunto es que una vez que alacanzas la máxima plaza no hay más aumentos más que los que te da la antigüedad :-P.

Excelente relato

noemi dijo...

CopY
PastE
(a mi jefa).

** Sobre todo los últimos dos renglones **