07 diciembre 2006

Musicalidad

Era sin duda un juego duro que el destino me ponìa. Un momento de juicio interno que debìa combatir para que, en la lucha, lograra armonizar mi deseo ardiente.<<<<<
Desde que el hombre, tras su creación, hizo otras cosas ademàs de la imparcial rueda, pude comprobar que lograba milagros increíbles en la elaboración de otras artes, entre ella mi gran amante: La mùsica.<<<<<
Esa trajo desde siempre preso mi corazòn, entusiasmado, poeta solitrio, queriendo que entre ella y yo generàramos los compases màs hermosos capaces de conquistar el corazòn de la humanidad. Daba a mi vida una luz especial, tan nutritiva que habìa noches de adolescencia y adultez que no necesitaba màs allà que un instrumento para hablar de notas noche tras noche e incluso poder descubrir juntos alguna que otra madrugada en èxtasis. <<<<<<
Habìa letras alrededor nuestro, imàgenes, ilusiones e historias y fue en una de esas historias la que se convirtió en mi segundo gran amor. <<<<<<<
Una mujer.<<<<<
No una cualquiera ni fortuita, no una que se descubre por accidente en un hotel ni tampoco aquella que mira un libro ensimismada en la mesa de aquel restaurant.<<<<<
Era una mujer muy especial que entrò sutilmente directo al corazòn.<<<<<<
De cierta forma, poco entendìa ella a mi primer amor, sin embargo ambos compaginaban mi vida de una forma como si estuvieran hechas la una para la otra dirigidas a mí.<<<<<
Fue por mi primer amor como conquistè al segundo y fuè asì como ambos vivieron conmigo un sin fìn de besos y abrazos con notas agradables.<<<<<<
Ya para ese tiempo vivìamos en una casita que podìa ser modesta, un perro y un canario nos acompañarìan en la rutina del trabajo y del descanso, cenando con amigos e invitando a las familias cuando fuesen los cumpleaños.<<<<<<
Nuestro mundo era asì, nuestros lazos estaban firmes. <<<<<
Y los besos y el amor se desbordaban en la copa para beberse con espuma, para botanear con la luna y para hacer poesìa con sus ojos.<<<<
Fue ahì donde senti el latir de la vida, del ser, del sentido del amor y suspirè profundamente mirando al cielo sin pedir nada màs que perdurar ese momento como uno que quedara cristalizado en mi memoria y en mi corazòn.<<<<<
De ella tomarìa su cuerpo como guitarra, y entonaría con sus pechos mis grandiosas melodías altas y bajas para lograr un compás en sus caderas que me produjera tanta sensibilidad como cuando todo està llevando un ritmo.<<<<<<
Colmado de amor había amaneceres bellos y anocheceres llenos de una música que embriagaba el corazón.<<<<<<<
Así era mi triángulo, así era mi destino.<<<<<<
Hoy recibí la sorpresa de algo que no esperaba, de un elemento que no tenía contemplado y que sin embargo me causaba gran sentir.<<<<<<
Mi segundo amor esperaba el fruto de lo que habíamos proclamado a los cuatro vientos y yo no sabía cómo responder. Tendría un bebé.<<<<<<
Hoy tengo en mi alma notas diferentes, notas a explorar, notas de vida.<<<<<<
Sé que ahora la vida cambiará, mi ritmo aumentará y yo deberé estar agradecido por las pautas que ahora me da el destino.<<<<<
No tengo que escoger, todo a sido asumido.<<<<<
Mis dos amores me tendrían preparado uno más y sé, lo acogeremos con mucha alegría.
Entono algo en mi mente y con el tiempo llegado sabremos que será lindo recibirlo. <<<<<
Hoy hago un himno a lo alegre, a lo excitado, a lo grande que se siente el corazón cuando se aman y se es amado. <<<<<
Gracias ahora por todo lo que hay en la vida y en la música.<<<<<

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Los grandes regalos que te da la vida estan a veces enfrente de nosotros y esa voz interna que tenemos es necesario aprender a escucharla para que cuando llegue el final te acompañen los maravillosos momentos y personas especiales a la eternidad.

Tu estas en esa lista!

Saludos Kleine

Angelo dijo...

Muchas felicidades y éxito en este nueva etapa de inspiración ensoñadora con sus amores. Que vuelva a vivir la música y los amores la colmen de alegrías.

Que junto con su nueva y tierna "Musicalidad", se le cumplan sus anhelos.

Estoy con Ud Dra.

palabraserrantes dijo...

Gracias a vos por este escrito maravilloso.
De verdad has hecho un himno.