30 enero 2008

Conflicto amistoso

Hace unas horas tuve una charla amena con algunas amigas de trabajo, son la neta cuando tratamos de hablar de los ligues. No me da pena compartirles mis experiencias como ellas tampoco se inhiben de lo plenas que resultan cuando conocen en una noche al tipo perfecto.
...
Podrìa decirse que soy privilegiado, aunque su carácter es variante alguna que otra vez siempre hacemos buenas migas y hacen que la comida sea màs placentera y llena de risas cuando subimos al elevador camino a la oficina.
...
Me invitan a bares para darle picones a sus posibles pretendientes, otras simplemente en una borrachera toman mi llamada en plena madrugada. Canto, lloro, les cuento quienes me batean o me dan una alegrìa inmensa en mis grandiosas conquistas de modelos o chicas bonitas.
...
Tenemos de llevarnos asì unos tres años aproximadamente y de entre todas, honestamente, siempre hay una que suele tener una chispa de atracción para todos los hombres… y en mì crea un efecto peculiar.
...
Ha llegado a ser la que me comprende, me acompaña, se embriaga y se abre de mente totalmente. Me contengo en ocasiones de decirle que es hermosa, porque dicen que los buenos amigos deben ser cuidadosos en esos terrenos. Echar a perder una relaciòn como la nuestra haria que todos en la oficina generaran un mar de rumores. Pero la quiero como una verdadera amiga o deberè corregir: una verdadera y hermosa amiga. Soy hombre después de todo.
...
Lo difícil viene ahora.
...
Que tras la charla de sobremesa surge el tema de los amorìos. Ella lo tiene con mi compañero de despacho y conocerle me da una idea de lo desgraciado que se porta con toda clase de mujeres.
Ella es el pròximo amorìo. Ella me lo ha confesado, èl me lo ha dado a entender. Estoy en medio a sabiendas que ella se apasiona y èste desgracia la vida de todas. Suele golpearlas y ser indulgente con cualquiera. Ya tuvo incluso una demanda con una excompañera, ella era abogada y jurò caerle en otra tan pronto se descuidara. El ha sabido hacerlo, meterse con putas le facilitaba la vida pagando por golpearlas.
...
Hoy el conflicto me zumba en la cabeza. Dejarla que tenga un affaire con él me deja en el pesar mi deber de caballero. Defenderla y crear un ambiente protector no es mi estilo.
...
¿Qué deberé hacer?

2 comentarios:

Yanett dijo...

Uts, yo creo que definitivamente no es un buen amigo, y no tanto es defenderla, es avisarle lo que podría ocurrir si empieza una relación con alguien así... yo en su lugar si lo haría....

Abrazo querida ....

The_Saint_Mty dijo...

Cada quien es arquitecto de su propio destino...o lo que es lo mismo "el que por su gusto es buey...".

Saludos Dra.