08 enero 2008

El asilo

- Es un hombre admirable, cuántos como él deberían de ser como Don Alejandro…
...
- ¡Uy! Uno en cien, te lo puedo asegurar. Nunca falta a su cita y en cuanto puede desprenderse de su padre luego, luego nos viene a ver a enfermerìa, para ver si no se nos ofrece algo con el resto de los ancianos.
Les tiene un fervor inmediato.
...
- ¡Raro, no?, si tiene hijos y esposa no sè como viene a ocupar su tiempo aquì tambièn…
...
- Porque aquí esta su papa, tonta, además tiene fama de ser muy buena gente con los que andan pidiendo limosna.
...
- Ora… Y ¿a poco le da a todos dinero?...
...
- No para todos, si vieras que luego les compra comida… Dinero no tanto, sino cosas, un café caliente, una frazada, cosas por el estilo…
...
- Y entonces ¿porquè lo estàn entrevistando, tu?, si el no tiene lìos con la policía?
...
- Pues porque a todos nos van a preguntar cosas, después de las muertes que tan seguido se vienen dando aquì en el asilo es normal que los detectives se acerquen a nosotros pues pa ver si no sabemos de alquien sospechoso
...
- Ahhh, tons, ¿tu crees que el que mata a los hijos de los ancianos de aquì nos conozca?
...
- ¡Uy que si no!, lo raro es que los ancianos jamàs se dan por enterados que mueren sus familiares, ¡nunca los visitan!
...
- Y si Don Alejandro dejara de visitar a su Padre, ¿crees que lo vayan a matar?
...
- ¡Ay ni Dios ni la Virgen Santìsima lo quiera!, Tu boca se te haga chicharrón loca
...
- Oh, pos yo nomàs decìa, uno nunca sabe cuando le llega la calaca por detràs
...
- Pues por detràs o por delante yo no le tengo miedo a la muerte, pero a los que andan matando ancianos si…
...
- No pos yo tambièn…
...

3 comentarios:

Yanett dijo...

MMMM quien será el culpable?

Saludos Kleine!!

Real-X dijo...

eso, hay que tenerle miedo a los vivos

fgiucich dijo...

Una historia muy interesante con un final para pensarlo. Abrazos.