22 enero 2008

Vías separadas

No era de extrañarse, Yocelín había vuelto a las andadas.
Sus amigas lo notaron por el abrubto cambio de humor, de la risa a la ira no era fácil que uno cambiara más si se hablaba de cosas tan superfluas como lo eran las modas y las falditas que se atreverían a lucir el día de la tardeada.
...
Mary lo notó primero pero quizo suponer que no todo era negro en ella, albergaba una esperanza de que su buena amiga de verdad considerara que drogarse ya había pasado de moda, que sólo había sido un reto más de las chicas de la prepa.
...
Recordó cómo perdieron ambas aquella burda inocencia en el baile de banderas del Colegio.
"Sólo por pertenecer al grupito de las chavas de onda", la que más sobresalía por guapa y desmadrosa fue quien les ofreció "un toque", nomás pa la animada y pérdida de nervios.
...
Después fue la aceptación, luego la ligera adicción de la que Mary saldría con su fuerza de voluntad y muchos regaños de su madre...
...
Yocelín se quedaría en el medio, como esa Britney que tanto salía en las noticias.
...
Juraba y perjuraba que no lo volvería a hacer, con dos meses de ausencia en hospitales que le costarían una fortuna a su familia y muchas terapeadas a los padres dejándo de culparse por su permanente divorcio y discusión sin fin.
...
Ahora que la veía a un mes de salida era otra, tal vez más madura o tal vez más convencida de que la vida no era lo que ella perseguía desaforadamente.
...
Esta súbita agresión a la nada le confirmaba que sería inútil contemplarla como una victoria de la salud...
...
Y fue ahí cuando miró Mary cómo su vida, como una vía de tren, se desviaba hacia otro rumbo diferente que no sería tomado como el que Yocelín tomó.
...

3 comentarios:

FENIX dijo...

Malditas drogas y padres inconcientes, que no se dan cuenta cuanto daño le pueden provocar a los seres que mas aman.

un abrazo Dra.

Yanett dijo...

Desafortunadamente uno no siempre se da cuenta que solo es cuestión de uno mismo salir del bache en donde se esta, aun a pesar del apoyo de toda la gente que te quiere bien, si no hay fuerza de voluntad no sirve.

fgiucich dijo...

Las alternativas que nos pone la vida, se bifurcan en muchos caminos, buenos y malos. Abrazos.