14 mayo 2008

Memoria a corto plazo

Aquel hombre que parecìa haberle conocido en un sueño, aquel hombre que temìa se cristalizara nuevamente en verdad, ese que yo temìa me marcara de nuevo con un vejo de sentir en el corazòn, temìa que se presentara un dia.
...

Yo rogaba porque se perdiera mi numero o su celular, algunas otras veces le pensaba y evocaba los momentos màs locos y placenteros que vivì con èl…lo recordaba con miedo, con precaución, como si el tan solo nombrarlo pudiera generar un camino fácil a encontrarme… Lo imaginaba en el pasado, calladamente pero nunca me lo imaginaba en el presente, platicando de lo pasional y tenebroso que se volviò nuestra pertenencia y necesidad de querernos tanto.
...

Hoy me llamò inesperadamente.
...

Bastò su sòlo timbre de voz, su manera de aspirar el hola, su simpleza, su no se què… me traspasò como si el hechizo de un rayo me electrocutara el cabello, la piel se me erizò. Mis temores habìan regresado.
...

Y el estomago virò de cabeza y el temple trataba a cada segundo de recomponerse.
...

¿Còmo a tanto de rezo porque yo me hubiese perdido de sus mails, de su agenda, de su memoria.. còmo es que volviò?
...

Un saludo y ya estaba hecha un mar de orgullo, una pregunta personal y ya me habìa sacado toda mi vida desde que le perdì de vista… o mas bien desde que huì de su vida.
...

Mi temor es regresar, tantas noches estudiadas, repasadas, ensayadas: “No volverè y darè mis razones”, “No caerè y tendrè ojos abiertos”, “fingirè demencia”…
...

Su vida no habìa cambiado en mucho, su escencia aùn la conservaba, seguìa preguntando las mismas cosas, sobre mi fìsico, sobre mi expertise, sobre las fantasìas que tuvimos juntos. –Què desesperación-
...

Una llamada y mi vida se arremolinaba… una voz y perdìa los estribos sobre la concentración de un informe al departamento de mis jefes. –Què locura!-
...

En un intento por volver a la cordura evoquè toda clase de momentos, de los buenos, de los malos, de los terribles y de los desesperantes. Tratè de hastiarme hasta que recordè porquè simplemente me alejè.
...

Me di valor, me reprogramè.
...
No volverè… No caerè… no serè la amante de su tiempo otra vez.
...

Oh Maldita memoria que falla en la calculadora pero es certera en heridas del alma.
...

Tengo dos minutos para olvidarlo… o tal vez uno… o quizà ya nada.
............
NOTA: NO OLVIDEN LA INVITACIÓN DE AQUI ABAJILLO!

5 comentarios:

Yanett dijo...

Creo mi doctorcita que es imposible olvidar a quien amaste con todo tu corazón.

Anónimo dijo...

HOLAAAA, MI ESTIMADA DRA., MUCHAS, PERO MUCHAS FELICIDADEEESSS. DESPUES DE UN BUEN RATO DE NO DAR SEÑALES DE VIDA, PERO NO POR ELLO LA HE OLVIDADO. LE DESEO LO MEJOR DE TODO, Y QUE SE LA PASE SUPER EL DÍA DE MAÑANA EN SU FIESTA. LAMENTABLEMENTE TENGO COMPROMISO PREVIAMENTE ADQUIRIDO CON ANTERIORIDAD, LO CUAL ME HACE MUY DIFICIL EL PODER ACOMPAÑARLA EN SU DÍA.

QUE ESTES MUY BIEN Y DE NUEVA CUENTA, MIL FELICIDADES.

CARPE DIEM!!

MARIO MENDEZ V.

george dijo...

Dra. Kleine,
ahora estás lejos de el, lo ves con ojos criticos, como dices: la memoria es mala para calcular y bueno para recordar momentos buenos y difíciles, no caigas en la trampa de querer volver a tiempos pasados,
tu has evolucionado, tienes nueva vida y el se quedo en lo de antes.
No te dejas engañar, el ahora solo busca un ligue facil...
¿que vas a decidir?

un abrazo

Yanett dijo...

Querida Kleine, disfruta muchisimo tu cita con los amigos, diviertete y toma muchas fotitos para que nos mandes algunas. Cuentame entre los presentes pues aunque físicamente no esté ahi, de corazón estoy contigo. Un abrazo.

Yanett dijo...

como te fue???