28 septiembre 2005

Mi departamento V.

Ya comenzaba a sentir eso que se siente cuando uno experimenta cierta excitación por primera vez cuando me sobresalté.
El teléfono sonó.
Era Jorge. No supe cómo reaccionar de momento porque mis emociones siempre salen al choque cuando no deseo que alguien se entere de lo que digo o siento. Luisa se percató y supongo que más pegaba la oreja para descubrir de quien se trataba, su mirada me inquietaba. Jorge también supo que no estaba sola, se alteró mucho más de lo que ya estaba, muchas preguntas y el interrogatorio por ambos lados es imposible para alguien como yo.
Siempre me prometía alargar el cable para internarme en la cocina o en alguna otra habitación cuando hubiese "testigos" escuchando pero hasta el momento no la había llevado a cabo. He ahí mi error.
Jorge comentaba que la discusión entre Karla y él se había tornado violenta, descubrió algunas marcas en su cuello que por obvias razones supo que no eran de él. Ahora sí deseaba saber si yo tenía algo de información al respecto. Luisa, con mi voz perturbada, supo de inmediato que se trataba de El, sin embargo no era la persona que ella pudiera querer. Ese sexto sentido que tiene la mujer para saber con quien anda su pareja es increíble. Lo odiaba, bastaba escuchar su nombre para ver su cara repulsiva. Tomando serenidad dije que desconocía todo en cuanto a los movimientos de Karla argumentando que no era el momento propicio de hablar de ella. Me dijo que nos íbamos a largar a un viaje sólo él y yo. Que me llevaría ya mismo mi boleto. Vaya manera de olvidarse de sus "palomita".
Supe que en la discusión ella saldría de ahí para llegar al departamento, que él vendría tras ella. Luisa se enteró en el acto, por toda mi conversación, que Karla había estado con él, que era él su segundo frente cuando por meses ella creía que estaba al lado de su madre.

Colgué y en seguida me paré, suspendiendo la programación, le comenté que Jorge vendría, no sé qué cosa le dije, yo deseaba que se fuera mas no fue así...Ella tenía la idea que Jorge acosaba a Karla, que él le perseguía en todo momento, supongo que deseaba decirle sus verdades ahora que Karla estaba ausente, no era alguien que con palabras solucionara sus conflictos. Todo se estaba complicando. Le pedí que saliera del departamento por cuestiones que yo necesitaba arreglar con él. Digamos tecnicismos de pagos y cosas así (un vuelo al caribe era un buen término técnico).
Cuando al cabo de convencerla estaba presta a salir llegó Karla, en una mar de lágrimas, maltrecha de la cara que de verdad no era para menos su llanto... Jorge le había golpeado.
¿¿Con qué clase de hombres me estoy involucrando??

Eso fue lo que pensé cuando ví lo que a Karla le pasó. ¡No quiero pensar que sea así conmigo cuando mi vida es toda una caravana de amantes libres como el viento!.
La gota que derramó el vaso para Luisa.
Se abrazaron y Karla confesó lo sucedido, mas no en la versión que yo conocía. Luisa fue por hielos y yo por el alcohol. La cara fina y bonita lucía como un cerdo en carnicería, rojo y sangrante a punto de reventar.
Karla Histérica, balbuceando mil cosas sólo escuchaba los gritos de Luisa que le pedía una explicación.
Ahora Luisa bufaba, me recordaba a esos toros que enfurecidos desean acabar con el torero de una sola vez. Le pedí a ambas que se calmaran por la tranquilidad de mis vecinos –y hasta de la mía propia-.
Con la ceja reventada no había más que ir a una clínica para curar semejantes averíos así que tras el tiempo de quitarle las ropas desgarradas, vestirla con la ayuda de Luisa, me dirigí a la recámara para buscar mis documentos de emergencias médicas, debía tener descuento en algún hospital de aquellos lugares. Lentamente repasé si no tendría a algún amante médico con el que pudiera yo acudir. ¡Para eso son las relaciones interpersonales! -me dije- Tomé el teléfono para avisar que en seguida llegaría con una paciente, la señorita me atendió amablemente...sonó el timbre de mi puerta y tras los segundos de caer en la cuenta que Jorge llegaría grité que no le abrieran...la recepcionista me preguntaba el despacho del doctor...Luisa escuchó demasiado tarde...unos ruidos, muchos gritos y voces de reclamo...encontré el alcohol... La enfermera no escuchaba bien lo que yo decía y atiné simplemente a decir que yo llegaría con una chica herida...allá afuera la voz de Jorge, maldiciones, la voz de Luisa, gritos desesperados de Karla, reproches de Jorge y Luisa. El departamento ya era una auténtica jaula de histeria cuando colgué y me dirigí al recibidor.
Mis jarrones, meras imitaciones de porcelana antigua, fueron los primeros en esparcirse en pedazos aumentando la tensión de mis nervios ante el arma que cargaba Jorge. Mi boleto de avión estaba en el piso.
- ¡Basta ya!- mis piernas temblaban apretando los algodones y el alcohol.
- ¡Maldito nido de Putas! – Jorge me apuntaba amenazante, encolerizado de saber de Luisa, de mi silencio, de que su hombría era minimizada por un sexo con cuerpo de mujer.
-¡Merecen ir al infierno todas!-gritoneaba fuera de si.
Me quedé muda al tiempo que Luisa se colgaba de su cuello incesante por dejarlo al menos con golpes menores. La fuerza de Jorge imperaba más en el cuerpo de Luisa así que Karla le hizo segunda. Yo estaba pasmada. No atinaba más que a ver a Jorge como un venado que es agarrado por dos tigres que lo obligaban a caer al suelo. El arma sobresalía de su cuerpo, me armé de valor y decidí arrebatársela a como diera lugar. ¡Todas sobre él!
¡Ya el lugar era un desastre!, la nube de gritos ensordecía, el alcohol se vertía en los ojos de Jorge. El bestialismo en franca totalidad...
¡¡Dios Mío!!...¡un disparo!...
Todos quietos.

Mis manos se llenaron de sangre, el líquido es caliente...por Dios, ¡cómo fluye!...me caigo de rodillas, siento que me abandonan las fuerzas...
Jorge cae al piso. El cuerpo fue seguido por Karla en un gemido de dolor. Luisa me mira con la cara desencajada.
-¡No fue a mí!- pensaba para mis adentros, estoy empapada de sangre... tampoco fue Luisa que se paraba limpiándose la cara. Karla llora besando el cuerpo inerte de aquel que minutos antes intentaba matarme... dudo mucho que le escuche pedirle perdón a estas alturas...

Es todo cuanto recuerdo mirando el horizonte caribeño...es todo cuanto mis pesadillas me recuerdan ese momento mientras mis cabellos se ondean en el barco llevado por el oleaje azul de la costa marina.

Violación a mano armada fue un móvil perfecto para un departamento de solteras jóvenes...

Karla dueña de sus bienes goza ahora del departamento de Luisa.
La pareja perfecta. ¿Yo?... tomé el boleto con gotas de sangre y pensé que algún día me serviría de escape...lejos de ahí, de ellas y de mi departamento.
FIN.

18 comentarios:

aquel Eric dijo...

Al final y al parecer, ninguna de las acciones de los personajes se justifica como correcta: violencia, mentiras, traiciones, engaños, sexo de closet, y al final un asesinato.
El placer cuando contiene todos esos ingredientes llega un momento que deja de ser placentero.

Pero hablando del relato en si, que bueno estuvo, tiempos correctos, pausados y con un desenlace que realmente no me esperaba y que deja un buen sabor de boca y con deseos de poder leer prontamente alguna entrega similar.

Un abrazo Dra. el leerte se convierte cada día en un deleite.

Óscar dijo...

Dra. tienes buena veta narrativa. Tus personajes son autónomos de la creadora y reclaman su propia historia.

Déjate llevar por la lascivia y sumérgete en ella.

Un saludo

Mario Aguilar dijo...

Claro que iba a trastocar tu provacidad...allí está, saludos y buen viaje al más allá.

rossmar dijo...

excelente relato dra. tantas mentiras y ocultamientos nunca traen cosas buenas

tiny_toon1 dijo...

Órale Gordis!!!

Si que me tuviste en la orilla del asiento...

Oh!!

Muh buehno, muh buehno !!

XXOO

Memo.

Lily dijo...

Me super encantó Dra... muy bueno...

Q tengas un excelente día!!!

Saluditos

Chica Yeye dijo...

aaaaa doctoraaa! final impactantee, definitivamente alguien tenia que morir.

felicidades, buen post!

saludos y buen dia!

El Enigma dijo...

Clap clap clap clap...

¡Bravo!, acabo de leer los capitulos faltantes y ahora si, puedo decir que lo peor de todo, es que mentes asi, andan sueltas, que no nos enteremos, es otra cosa.

Felicidades Dra. en verdad que estuvo genial esta zaga.

Saludos y un beso.

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

stultorum dijo...

Inesperado y biel llevado.

El Dragón Rojo dijo...

simplemente genial, final inesperado y situaciones exquisitas, espero ver más de estos para estar al filo de mi silla

Chin@ Rockers dijo...

!Bravo! !Bravo! fue genial el final y todas felices y contentas.


espero la proxima , chao cuidate

Lo-que-serA dijo...

¡Qué barbaridad, doctora! Cuánto lío al final, cuando todo podría haber sido miel sobre hojuelas. Pero entonces no habría estado tan sabroso. Sí, siempre un poco de sangre condimenta las historias.
Saludos.

Bruno Diaz dijo...

wuoorales!!!!!!!!!!!!!
chanclas!!!! por eso no tengo rommie ve todo lo que lleva el aceptar a una huesped :P

noemi dijo...

Al final no quedó mas que salir corriendo y salvarse.

Muy bonito!!!!!

RAYDIGON dijo...

Este final no me gusto, es lo malo de escribir tan temprano, estas historias son para ser narradas mas tarde...

¿Nos daras otro final verdad?

Beso

Egosum dijo...

Final terrible, nada infrecuente en este mundo de violencias múltiples... Si se puede, no meterse en ciertos berenjenales. Muy bien, un fuerte abrazo. Ego.

angel dijo...

Hola, he pasado a conocer tu blog y a invitarte a recorrer el mío. Es de poesía. En él añado mensualmente 11 poemas de diferentes autores. Espero que te agrade y, para cuando puedas ir, desde ya te doy la bienvenida.
Saludos....

Anónimo dijo...

Very cool design! Useful information. Go on! film editing schools