06 marzo 2006

Acuerdos.

Comenzamos la semana.
Demos entonces algo ligerito al comienzo del día.
¿Les parece?, ¡comencémos!

Los Cuatro Acuerdos de la Sabiduría

NO SUPONGAS

No des nada por supuesto.
Si tienes duda, aclárala.
Si sospechas, pregunta.
Suponer te hace inventar historias
increíbles que solo envenenan
tu alma y que no tienen fundamento.

HONRA TUS PALABRAS
Lo que sale de tu boca, es lo que tú eres.
Si no honras tus palabras,
no te estás honrando a tí mismo;
si no te honras a tí mismo,
no te amas.
Honrar tus palabras es honrarte
a tí mismo, es ser coherente
con lo que piensas y
con lo que haces.

HAZ SIEMPRE LO MEJOR QUE PUEDAS
Si siempre haces lo mejor que puedas,
nunca podrás recriminarte nada
o arrepentirte de nada.

NO TE TOMES NADA PERSONAL
Ni la peor ofensa.
Ni el peor desaire.
Ni la más grave herida.
Según la tradición, poniendo en práctica estos cuatro acuerdos,
tu vida puede cambiar, siempre y cuando seas impecable con ello.
En la medida que alguien te quiera lastimar, en esa medida,
ese alguien se lastima a sí mismo.
Pero el problema es de él, no tuyo.

* Libro: Los cuatro acuerdos
Dr. Miguel Ruiz

11 comentarios:

alex vega dijo...

"No es lo que está pasando, es lo que tu crees que está pasando"

La mayoría de los conflictos que tenemos con la sociedad y con nosotros mismos, tienen más que ver con nuestras suposiciones y nuestra baja autoestima. Es nuestro sistema de creencias el que nos hace ver la vida de una manera ya sea negativa o positiva.

Muchas veces lo que creemos que está pasando está muy lejos de lo que en realidad está pasando.

Muy buenos consejos mi queridísima Kleine. Saludos!!

El Enigma dijo...

Dra.

... mas que suficiente para tener en mente lo que la semana pueda presentar.

Un beso

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Cocodrilísimo dijo...

Pues bueno... su coso escrito llega a mis oclayos en periodo de "cambio necesario" así q pues se aplicará... ya le diré que resulta.

Chica Yeye dijo...

vaya! como anillo al dedo mi amiga..

los tendre presentes =D

saludos

Gonzalo dijo...

Sin pretender sonar a mochería eclesiástica a eso precisamente se refería el maestro hace 2000 y tantos años cuando dicen que dijo; "La verdad os hará libres" cada quién tiene su verdad y cada quién entonces supone de acuerdo a su verdad y todo sale mal porque cada quién defiende su verdad cuando en realidad la verdad absoluta y real, sí la tuvieras, te haría que te dejáras de tonterías, luego entonces al tener la verdad absoluta no dirías mentiras ni boberías... así lo que saliera de tu boca serían palabras verdaderas o sea; honrarías tus palabras, porque también tus acciones, que serían en último termino las que honrarian a tus palabras, serían verdaderas, luego siempre actuarías en consecuencia y eso sería siempre actuar del mejor modo posible, no menos y obviamente no podrías tomar nada como algo personal porque al tener la verdad absoluta, conoces las verdades que impulsan a los demás, conclusión mientras no estes preparado para obtener la verdad absoluta al menos podrías aplicar estos 4 acuerdos que te llevarían a la misma conclusión ¿no es cierto?
Besos y un excelente inicio de demana

noemi dijo...

El punto de no tomarse las cosas de manera personal es rete difícil para mí. Pero trataré con ahínco esta semana de lograrlo.

Besitos

Aletz dijo...

yo nomás vine por mi estrellita en la frente: estoy leyendo Siddhartha (otra vez!) de Herman Hesse y Rayuela de Cortázar: además he estado escuchando muy buena música (Il Divo, Bon Jovi, Depeche Mode)

Fergus dijo...

hola, muchas veces he entrado a tu blog pero nunca había dejado mensajitos pero esta ocasión es para saludarte y decirte que me agrada tu bitácora

Hannah dijo...

Estos cuatro acuerdos, recogidos en la milenaria sabiduría perenne, son cuatro pilares indispensables para vivir con autenticidad, y si le añadimos el pilar del amor, entonces tendremos el camino de la felicidad asegurado.

Un entrañable abrazo

Hannah

george dijo...

---¡ Entendido !---
¿Conseguiré aplicar los 4 "consejos"?

un abrazo

palabraserrantes dijo...

No dar nada por supuesto! eso sí que envenena el alma, mientras nos atoramos en laberínticos porqués sin sentido. Las cosas por su nombre, las cartas sobre la mesa.
Lástima que no siempre el otro/a esté dispuesto a lo mismo!

El 4º punto me lo relaciono yo de algún modo con el primero, y vaya que no me sale demasiado bien ;-(

Buena tarea!
Gracias Kleine!
Besitos y buena semana!