10 marzo 2006

Una vida para otra

Dicen que todo comenzó por su mismo trabajo, nunca me tocó conocerlo así, pero si puedo decir que aún posee las dotes de un buen discurso cuando desea hablar sobre algún tema y hasta cuando desea convencer a alguien de que le invite una buena copa de vino.
Gracioso y recurrente. Siempre me provoca esa gran sonrisa y carcajada.

Era vendedor de una gran empresa, ni se diga del puesto que tenía. Hombre respetable y de grandes conocimientos en el quehacer del convencimiento y sobre todo del material que se dedicaba a dar a conocer.
Era en las comidas, con clientes, con amigos el que nunca parecía caer de sueño, el que tras la fiesta de alcohol y mujeres, siempre estaba de pie hasta el final de la batalla.
Admirable y respetado aunque con toda una gama de defectos.
Pero fue el alcohol con los años el único compañero enviciado que se le pegó.
Tras el interés de las fiestas fueron muriendo las ganas de que las mujeres estuvieran con él y de verdad, daba lástima, pues en sus tiempos fue muy guapo, a saber por cuanta chica hermosa lo recordaba con gran sentimiento.
Fue el alcohol, el vil amigo que lo dejó clavado, devino de puesto en puesto hasta regatear alguno que fuese de billetero.
El tempo pasó... mucho, a decir verdad.
Se volvió hombre desenfadado con la vida y en cualquier rincón de la ciudad optó por dejar un poco de su ligero dormir. No deseaba conocer de lujos y viajes porque todo eso lo conoció.
Llegó a obtener el puesto de comisión, en los campos de basura. Más ahí mismo en la basura amanecía ebrio de alcohol bajo el sol inminente.
Ya no piensa más en su futuro, ya no desea verse limpio y afeitado.
Los perros son amigos fieles, duele matarlos para hacer las carnitas, pero de algo vive y es de la poca vendimia que hace de plástico y cartón.

Hoy vino a mí. Me contó fantasías y realidades de trozos de su vida. Sólo para despedirse. No barrerá más mi calle ni tirará la basura de la oficina. Su hígado está destrozado y decidió donar los pocos órganos que le quedan buenos para alguien que no me describió bien.
Sólo quiere que, a pesar del mundo asqueroso en el que vivió, dejar un poco de vida de provecho a un alguien, que tal vez nadie llegue a conocer, pero el deseo de hacer un bien le brotó.
No sé si es parte de su locura de poder hacer algún puntito más en su vida, no sé si lo que haga sea por la necesidad de unas cuantas monedas. Pero el detalle que tuvo de decir adiós y desear que luchara por ser una persona de bien fue lo más que ha dejado ese hombre en mí.
Si vive en las córneas o en el corazón de alguien más, espero que siga latente la chispa de bromas y chistes que nos hacían verlo como alguien singular.
De la Cima a la Sima uno siempre aprende a mirar desde otra perspectiva.
Un saludo desde mi recuerdo.

13 comentarios:

El Enigma dijo...

... son esas pequeñas gotas de saber las que se hunden en los corazones por siempre y brindan, minutos de reflexion de por vida.

Un beso Dra.

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

noemi dijo...

Todos, todos con nuestra historia. Mujer, si le preguntas a cualquiera, verás que te sorprende su vida.
Muy bonito.

Besitos y buenísimo finde.

argos dijo...

Cada persona tiene su historia... aunque a veces no lo parezca.

Mario Aguilar dijo...

La importancia de la donación de organos, buena historia. Ahora que recuerdo eso, de la donación..un día en un viaje en NY...ibamos en un auto un amigo y yo..y se acerca en un semáforo en rojo un afroamericano con cara de pocos amigos y dice.."hey you man, which is the best nation?"..a lo que mi amigo temeroso contesta: USA, rigth?...y el tipo le dice.."no, man..you are wrong, the best nation..es the Do-nation"..So, my friend tuvo que darle 1 dolar..ja!..

Anónimo dijo...

jeje yo veo venir a un negro de esos y me desmayo ca... En cuanto al hombre de la historia como ayudarlo? terapia? desintoxicacion? who knows...
buen fin a todos!

rossmar dijo...

al final cada uno de nosotros tiene el poder de elegir su vida, y este personaje eligio quedarse con el alcohol como mejor amigo.

chato dijo...

me recordaste a la pelicula graduado con honores con brendan fresher y r. williams.

Raistlin dijo...

Los Desposeidos no siempre lo han sido y sus vidas regularmente han sido muy variadas, por que son como son, eso ni siquera ellos lo saben, solo saben que un dia decidieron irse.

Aletz dijo...

leí 4 ó 5 de tus recientes posts y me fascinaron..el del "romance" en el bus, el del padrote (me sabes algo o hablas al tanteo?), este del lacerante alcoholismo y algunos más...corazón, te deseo un lindo fin de semana; y claro que sigo leyendo; espero avanzarle a mis libros...besos

RAYDIGON dijo...

El alcohol, el vicio, termina con todo...

Beso G.

palabraserrantes dijo...

Bien sé que -los acá llamados indigentes- no siempre lo fueron y que todos tienen una historia de vida atrás, que por una causalidad u otra les fue despojada.
Bien fácil suele ser juzgarlos, desde nuestra limpieza al verlos aferrados a una botella de vino, sucios y a la intemperie,como si la indigencia o la desesperación fuesen sinónimos de indignidad.

Bella historia y triste historia. Bello lo que reivindicás de ella y con ella, a muchos seres humanos.

Besos Kleine, buen finde.

Lety dijo...

Mi querida Dra. Kleine, usted siempre me sorprende con la diversidad de sus temas.
Que triste que esta persona se detuviera en su descenso casi al final de la sima. De cualquier manera que bueno que sucedió.
Hoy les dejé un regalo en porque yo asi lo quise para pedir perdón por mis silencios.
¿Querrá usted ir a leerlo?

Le dejo mi abrazo afectuoso

IGNACIO dijo...

Hay vicios que nunca debiéramos coger, más si los prohibieran, nos retirarían parte de nuestra propia libertad, tuvo un final al que dejar lo que se pudo aprovechar.
Cala hondo tu post...