30 agosto 2006

El barrio II

...Era ya muy noche, de esas noches en que la casualidad de los tiempos hace que todo mundo se encuentre en sus casas sin asomar un ojo para ver los paseantes nocturnos.
-
Una explosión de no se sabe dónde produjo el sobresalto de las ancianas, que si bien eran sordas, muchas oyeron por demás tan semejante alboroto. Ni se diga de perros y aves que se movilizaban en las casas proclamando libertad.
Otra segunda explosión y los gritos y cristales estarían programados. El pánico se hizo presente.
Todos salían, unos se asomaban, gritaban que era el fin del mundo, decían que ya la guerra había comenzado.
La fábrica de químicos, instalada en la pared de lo que colindaba con los edificios, que albergaba a una gran parte de habitantes de esa unidad se encontraba en peligro así como el resto de los que vivían cercanos a la fábrica.
El despertó, sabía que su padre tendría que llegar en media hora terminado su turno en el lugar. Su madre se alarmó, no dejaba de gritar que el fuego se propagaba a las casas que ya venían cerca a la suya.
El caos comenzó y todos salían de edificios, tirando cosas, bajando a todos los santos. Era momento de evacuar la zona pero... ¿y ella?
Ella descansaba, parecía que tras varias noches sin dormir quedaría eternamente dormida.
El miraba insistente a su ventana, deseando que se asomara, o tal vez esperando que tocara su turno de apenas llegar a su casa.
No sabía nada de ella y mientras sacaba a la abuela y viejos vecinos no dejaba de asomar de tiempo en tiempo, un vistazo a la ventana de enfrente.
Finalmente la explosión tercera le dió el valor de ir a tocar a su puerta. Algunos edificios comenzaron a temblar.
De la tierra comenzaron explosiones de gasoductos internos que parecían raices de edificios.
Poco se imaginaba que, tras los escandalosos toquidos que daría, aún la iba a encontrar somnolienta y poco alarmada por saber lo que estaba sucediendo alrededor.
Le pidió que cogiera algo para taparse, que agarrara su bolsa o lo que tuviera más cercano.
Ya los temblores de edificios cercanos hacían que las escaleras tronaran descomunalmente.
- ¡Olvida todo lo demás, se incendia y tiembla la unidad!
La tomó de la mano, vió que aún dormida era de verdad hermosa.
Ella reconoció su rostro de inmediato y trató de sonreír -costumbre de su trabajo- y simpatía tal vez.
Prestos a bajar se tomaron de las manos, evitando tocar paredes que se desmoronaban, bajar del quinto piso a planta baja sería un acto de fé.
Los pasamanos se derrumbaban y ella se aterrorizó, al bajar un escalón lo abrazó y cerró los ojos y el miró cómo de arriba se les caía el cielo.
-
El amanecer estaba lleno de ambulancias, bomberos y noticias. Había sido una inocente masacre accidental. Todo olía a gases toxicos.
Los edificios estaban irreconocibles y nadie sabía mucho del paradero de sus familiares.
Ellos habían tratado de salvarse y quedaron en tan sólo un vano intento.
Más tarde reconocieron un cuerpo, agarrado de la mano de ella y recargada sobre sus pecho.
Tristemente nadie le lloró a ella.
Al chico, familiares y amigos le rezaron mucho deseando que entrara en la Gloria de Cielo.
A ella la mandaron a la fosa común.
El resto, es historia que salió en los diarios durante varios días.


FIN

7 comentarios:

Anónimo dijo...

... los fantasmas, no?, fantasmas sin rostro que en la vida vemos y sabemos existen pero nada mas, como quien atiende el estanquillo en la esquina, ve caras mas nunca vidas.

Un besoDra.

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Anónimo dijo...

Uno nunca sabe si regresaremos a casita o leer de nuevo este maravilloso blog.

Saludos / Adrian

Yanett dijo...

Ahhh Klein, me juras que salió en el periódico???
Ni me enteré!
Buena historia (triste, pero buena)
Saludos.

Kix dijo...

Ahhh... maldición, me habría gustado que terminaran por lo menos haciéndose amigos!!

Dra. Kleine dijo...

Fantasmas o no, resultan de la vida diaria. Cierto?
Un beso!

Adrián nonono, no me espante usted!

No Yanet, no te me espantes, salió solamente en mi mente. nada trágico. (fiuuu)

Kix,algo de dulce vamos a poner ahora. Ya lo verás!

Ileana dijo...

Historias que en realidad nunca comenzaron hasta que tu maravillosa pluma las hizo realidad.

Un abrazo

RAYDIGON dijo...

¿Porque hay plantas industriales y fabricas en zonas habitacionales...?

Besos Doc.