24 agosto 2006

Entre conocedores

Hoy en día es más común hablar de la vanalidad del clima, del mundo del espectáculo y de los problemas citadinos que de otras cosas que en realidad son el día con día en el alma de cada ser humano.
Cada vez las mujeres hablan menos y sorprendentemente más ?compacto? es su estilo de narración.
Cada vez los hombres compiten por un mejor celular o están actualizados en la nanotecnología.
Es difícil creer que aún en nuestros días de innovaciones y sofisticación interconectada de comunicaciones actualizadas y de último grito aún se carezca de conocimientos para el sentir, aunque se tenga un gran auge en todo lo anterior la vía primaria de persona a persona se está perdiendo en el sentido estricto de transmitir afecto.
La ciencia ha dominado el terreno de la comunicación, pero el conocimiento afectivo ¿en dónde se perdió?
¿Cómo es que una persona no es romántica?
Fácil, basta escuchar que jamás mandaría rosas a su pareja porque a ella le salen ronchas.
Y sólo por eso evita el punto.
Romántico se confunde con la necesidad de comprar o demostrar algo con objetos.

¿Cómo lograr que hasta un témpano de hielo se derrita?
Es la pregunta clave para que la humanidad ?de menos- se eche flores a sí misma y piense que en el fondo puede hacer algo de bien a su prójimo.

Carlos no es el hombre que demuestra amor por todos los poros de la piel sin embargo tiene oportunas atenciones para con su novia. Aunque Lety se derrita por un abrazo o un beso que venga de él sin que tenga que decir que la quiere. Hay veces que no ve los puntos buenos que Carlos ofrece.

Ambos en ese terreno hablan idiomas completamente diferentes.
Carlos puede dar ponencias por horas de cómo anda el mundo, de cómo las finanzas suben y bajan de costos y hasta logra ser aplaudido por sus superiores.
Puede hacer un gran tratado sobre la mente de los políticos sobresalientes.
Pero cuando se toca el tema de amor simplemente critica y decide pensar que es un tonto quien actúa con el corazón.
Lety no; puede ser culta, educada, inteligente si sabe entender lo que pasa alrededor de ella con detalles ligeramente explicados pero no profundiza rasgándose las vestiduras cuando sube el petróleo.
Lety habla más con su cuerpo, con su mirada, con las manos.
Cuando ambos van a fiestas resultan divertidas hasta que todo, por alguna razón, torna en tema político. Hasta ahí llegó la interacción. No se habla de sentimientos, no hay un beso en el ínter al servir más refresco, no se presume en la fiesta que es la pareja que se ama ni hay plática de lo que ambos planean hacer en el futuro. De soledades y tristezas ni siquiera pronunciarlo porque con un efecto matemático departe de Carlos todo parece una ecuación sencilla.
Ella desea hablar por horas con él como lo hace con sus amigos, con sus amigas, con gente que habla mucho sobre la capacidad de amar de la humanidad, pero no lo hace desde el momento en el que el sexo son dos besos, dos tocadas de tetas y una penetración sin siquiera existir caricias continuas.
Ni se diga un ?te amo? al llegar al clímax. ¿Existe eso?
Ella puede dar consejos buenísimos en temas del corazón, puede ser el paño de lágrimas de algunos hombres y mujeres que la escuchan hablar sobre perdones, desamores y dolores, puede ser la conciliadora de parejas y formadora de matrimonios? pero puede serlo con todos menos con lo que pasa en su vida. Ni siquiera ha logrado pensar en un vestido blanco y con velo que le quedara hermoso algún gran día.
Suena a tema tabú tal vez.
Como la vida de Carlos y Lety puede haber allá afuera una situación similar entre millones de conocedores, de hombres a mujeres o de mujeres a hombres.
Entre los expertos de lo positivo y lo negativo, entre las matemáticas y las flores, entre la guerra y la paz siempre hay un puente donde ambos se conectan y/o transforman.
¿Habrá alguna fórmula o hechizo para mediar ello?

11 comentarios:

The_Saint_Mty dijo...

Siempre hay lugar para el romanticismo, creo que recetas secretas no existen..depende siempre de las circunstancias de cada quien...Saludos !

Anónimo dijo...

Hay un punto en nuestras vidas en donde algunos proyectamos nuestra escencia hacia el futuro para visualizar lo que nos hará feliz y lo mas cercano a sentirnos completos. Algunos otros no se regalan ese momento y toman sin escoger lo que esta al alcance.

En lo personal, he optado por guardarme los sentimientos hacia las personas expresandolo, porque la mayoria terminan interpretandote mal o te tiran de loco.

Por lo del climax, si que existe!

Saludotes / Adrian

El Enigma dijo...

... no hay formulas aunque muchos las desearan, la verdad es que como lo descruibe Dra, es el mal quiza del futuro, pero mas alla de mal o desamor, creo que es la forma rica de las diferentes formas de ser de cada quien, diversidad que, engrandece al ser humano, quiza y Lety lo que necesita es buscar quien le llene, ya que en estos menesteres quien le falta algo, sencillamente no esta completo y para tibiezas, como diria un amigo mio, "mejor la muerte".

Un beso Dra.

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Angeek dijo...

¿Una sonrisa, un abrazo, una mano sobre el hombro, una mirada, un te amo, un pastel de chocolate hecho por mi, un estrechar de manos...?
¡Saludos!

RAYDIGON dijo...

Cada dia es mas comun relaciones de pareja asi como la que narras...

Ya te contare que opino al respecto, solo hoy te digo que "los jovenes" tienen miedo al compromiso...

Besote Doc.

Gonzalo dijo...

La formula es muy simple, con todo y todo la ciencia lo podría explicar, se llama endorfinas... y un químico, aunado a un médico, seguramente podrían dar toda una ponencia al respecto y... en donde queda el individuo... Ah! esa es la parte más simple, todo tiene un proceso, las feromonas llegan a través de la nariz, se crean impulsos en el cerebro que van directo al hipotalamo y este dispara las dichosas endorfinas ¡zaz! surge la mágia del amor, pero... así no tiene chiste ni sentido, lo difícil comienza al tratar de alterar el proceso y se puede, creeme que se puede, olvidate de las feromonas y sé conciente del amor que la pareja en cuestión siente por tí, de sus mimos y atenciones y si aún así la ternura no aflora sobre tu piel, entonces obligaté a recordar los momento mágicos, los besos robados al andar, lo maravilloso que suele ser tomarse de la mano bajo la lluvía y entonces echaras a andar el mecanismo que desencadenará todo un festín de endorfinas en tu cuerpo y realmente sentiras de nuevo estar enamorado como un colegial de la chica de tus sueños... aunque ya hayan pasado quizá... sus mejores tiempos... todo es cuestión de usar el cerebro y algo que se llama Intención.
Besos mi querida Dra.

Ileana dijo...

El romanticismo se pierde un poco, y a veces, si se tiene suerte se gana intimidad, el chiste está en trabajar un montononón para construirla y mantenerla, sin que se pierda ese qué se yo que mantiene la llama y la esperanza.

Un abrazo

Netwalker dijo...

Dra.

Las relaciones humanas son difíciles, así como Lety lo descubre con su relación con Carlos. Pero si creo que Carlos podría hacer algo por atenderla si es que realmente siente algo por ella.

Espero que así como Lety aprecia a Carlos, él también vea lo bueno de ella y haga algo por mejorar la relación.

Salu2

cieloazzul dijo...

Es un caso de la vida diaria...
Yo me cansé de esperar un beso, una caricia profuga, un guiño y hasta cinco minutos de atención mientras narraba un suceso del día, lo grave fue que no solo dejé de esperarlo, también dejé de otorgarlo....
y si me preguntan..
¿ pero lo amas?
puedo responder con certeza..
si.
aunque lo amaría más si dejara escapar una pizca de ternura...
un beso Dra.

Dra. Kleine dijo...

Cierto en todo lo que mencionan y hay una cosa bien dicha de la que todos comentan, perseverancia.
No es el hecho fácil de buscar en otros, es el hecho de encontrar algo que vale muchísimo y...
mal escrito, pero lo diré, será como pulir un diamante.
A muchos cuesta que salga algo diferente de la rutina, pero también no se está por estar, hay que salir adelante... cuestión de dos, no de uno.

Vicadin dijo...

es el skyline de Vancouver en el header?