05 enero 2007

De Reyes y fantasías

La noche era plena de algarabía. El sonido de los chiquillos era indiscutiblemente familiar a las escenas en las que viven incrédulos de entrar a un mundo mágico de deseos y promesas, de nubes de color, bombones y algodones rosas, de esos que cuando se comen dejan la sensación pegajosa de un caramelo engolosinador.
Toda la explanada, en la ciudad de México, mejor conocida como el Monumento a la Revolución, nada tenía que ver anoche con batallas, plantones ni mucho menos callejeras que anduvieran en búsqueda de algún cliente dispuesto a reclamar algún servicio... Ahí cambiaba el aroma de soledad a sonidos, luces, feria, música y fantasía.
...
Yo no creía que a altas horas de la noche hubiese tanto niño como papás despiertos, en una explanada donde muchos reyes magos (aunque en realidad fueran sólo tres) estuvieran tras un escenario simulando el desierto, Belén, el cielo o un mundo fantasioso. Acompañados de largas capas, doradas, en lujo con grandes mascaradas de barbas geniales que yo considero ni los mismos reyes se hubieran maquillado tanto. Les cuento lo que ví.
...
Me sumergí a los puestos de comida, chocolates, paletas, nieve (en la noche fue muy aclamada), una lucha incesante por atravesar los mares de gente que hacían cola increíble por tomarse la foto con los tres reyes magos. Lo sorprendente es que en éste tipo de mercadotecnia ya las cámaras digitales estaban a la orden del día. De tres a cuatro cámaras por escenario. Con una afluencia de 10 personas por minuto al tomarse la foto. $50 pesos la toma, aunque los reyes no salieran bien puestos. Caras de abuelas, ilusiones de niños y bolsillos de padres.
...
Había puestos de bromas, chicles explosivos, petardos pestilentes, pulseras que dan toques eléctricos, moscas en cubitos de hielo y la típica y tradicional mierdita que no tiene comparación. Esa y una auténtica pasan por dos iguales. En el puesto lucen bien, pero si me la ponen frente a mi comida, seguro salgo corriendo.
...
Vendían turbantes de árabe, coloridos de todos tamaños. Bigotes y barbas de fantasía para aquellos lampiños que jamás tuvieron más pelitos que aquellos que semejan a los de Shaggy en su barba de Scooby Dooh. Coronas de princesas y de reyes también. Luces neon, pestañas largas de colores (yo usé unas de mi color favorito!), capas de príncipes y todo lo que pueda semejar a la realeza de aquellos tiempos. Simplemente, contagiada por la emoción de dos chiquillos que acompañamos a divertise me invadieron el alma y me pinté como ellos. Ya parecía una damisela con varita mágica y coronita de brillantitos. (una verruga en la nariz y la comparación de magia hubiera sido la misma, sólo que en vez de hada era bruja).
...
Algo miré hacia el cielo, ahí donde las estrellas lucían casi opacas y me sorprendí de ver tanto globo volar. ¡Qué desperdicio! algunos niños descuidados o por tanta gente que pasaba podía causar el desprendimiento del globo volador... no. Estaba equivocada: Los globos se usan para que vuelen muy alto, y en la colita del sujetador va la carta, atada con el mismo hilito, donde el niño ha escrito su deseo de pedir a los reyes los juguetes que ellos quieren. Cuando han terminado, cierran los ojos y lo sueltan al cielo. Se veía lindo todo!, de verdad creí que era un mundo de fantasía donde podría pedir cualquier cosa y esperar a que sucediera... total, por $10.00 pesos que costaba el globo, más $5.00 del papel más $1.00000000 de deseos no creo que hubiera estado por demás hacer el gasto. ¡Cómo lamenté no haber llevado mi cámara también para dejar inmortalizado el cielo pleno de globos... sólo quedó en mi memoria.
...
Una vez ejercido el camino de peregrinación, la comida no se hacía esperar. Ahí yo quedé cual globito sin flotar. -Me alegra mucho que no hagan estos festejos tan seguido-.
...
De regreso, la misión se cumplió y los niños quedaron felices. Aunque uno de ellos me preguntó: ¿Y tú qué le pediste a los Reyes Magos?... me dejó pensando, tal vez porque si se lo contaba se desvanecería el encanto, simplemente atiné a decirles: Me encantaría que los reyes magos vivieran para siempre.

10 comentarios:

ALDERGUT dijo...

Creo que fue una excelente reacción... y la verdad... deberíamos de conservar esa ilusión a pesar de la edad... un abrazo y los mejores deseos en este año nuevo 2007. Tschüss

rossmar dijo...

Heeey mi doctora, que los reyes magos te cumplan tu deseo.

Besos

El Enigma dijo...

... larga vida entonces.

Un beso Dra

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Angeek dijo...

Para mí los Reyes son lo máximo. Feliz día y que te traigan muchas cosas buenas.

AndreaLP dijo...

El poder de la ilusión es maravilloso, Dra, usted lo comprobó anoche y millones de niños lo confirmarán en la primera hora de la mañana al asomarse al árbol navideño.

¡Ojalá los Reyes Magos cumplan los deseos de todos!

Ileana dijo...

Nena, que los Reyes Magos cumplan tu deseo y te dejen un pequeño presente en tu zapato, sólo ten cuidado de no pisarlo, porque es invisible y se guarda en el corazón.

Un abrazo

RAYDIGON dijo...

Todo perfecto Dra.

¿Pero porque no me llevaste...?

Feliz día de Reyes K.

Besotes nena.

Deux ex machina dijo...

sniff!

esta makna casi llora del recuerdo de las noches bajo el arbol con regalos..

ahora ya no creo en magos, creo en estrellas, mis magas cosmicas..

que te cumplan todo todo todo lo que les sobre, hahaha ah no eso no..

saluos dra de la makina gestaltica

Dario dijo...

En mi país no tiene tanta trascendencia la fiesta de Reyes, como la del 24 de Diciembre... lo que cuentas es maravilloso!!!
Hace un tiempo he querido hacer diferente el fin de un año y el comienzo del otro... esta es una buena idea para hacerlo...intentaré cambiar la tradición en mi familia y celebrar el próximo año la Festividad de Reyes

Mis mejores deseos para ti este nuevo año, querida Doctora!!

Besos

Rafael P.Q. dijo...

Me encantó la descripción, doctora.
Que bien detallada, si parece que yo estaba ahi, contigo...
Buena narradora, si señor, y coincido con tus deseos.
¿Me permites un beso?Muá¡