12 enero 2007

Tiempo ocupado

Normalmente es una adicción quemar el tiempo leyendo en el metro. No percibo el tiempo ni a la gente y si algo sucede pocas veces lo tomo en cuenta si estoy internada entre las hojas de lo que me toca leer. Sin embargo hay días desmemoriados, días en los que dejo el libro en el buró de mi cama y siento una tremenda ausencia de él cada vez que busco y rebusco en mi bolsa en el preciso instante que ya tengo programado de tenerlo a la mano. - Desgracia la mía si no lo traigo- . Comienzo como niña chiquita a mirar alrededor, los pisos, el techo, la gente y el camino se me hace eteeeeerno. -¡Oh angustia mía!.
...
Esta vez anduve de mirona, curioseando los zapatos de quienes entraban y salían. Zapatos cuidados, viejos, rotos, boleados... zapatillas coquetas, pasadas de moda, de colores locos, sin tacón, raspados. Por cada par de zapatos podía jugar a imaginarme el resto de la persona. En muchas ocasiones coincidía y en otras tantas me perdía. Graciosa forma de perder el tiempo en cada estación.
...
Cada uno de nosotros llevamos puesta una gran personalidad en nuestros zapatos. Los queremos o los odiamos por ser parte de nuestro diario vivir.
...
Mirando las uñas no pasó lo mismo. Las manos de cada persona demostraban algunas cosas contrastantes con los zapatos y lo demás. De todos los zapatos que encontré en buenas condiciones menos de la mitad llevaban las uñas limpias. De todas las zapatillas que estaban bien combinadas pocas uñas daban buena apariencia. Unas a medio despintar, otras muy maltratadas y el resto medianamente arregladas.
...
Y pensé entonces... si esto es por fuera ¿cómo andaremos por dentro?.. Creo que nuestra mente anda en ciertas cosas cojeando, en otras es reluciente y en alguno que otro rincón habrá pendientes por arreglar que si bien se ven cochambrosos pueden tener arreglo con agua y jabón. En otros más desafortunadamente creo que será tiempo perdido. Así, como un zapato que en definitiva sólo se sostiene porque de verdad ya ha encarnado al pie de su dueño así creo que se aferra la mente a seguir. Actuando irreverente, que no rebelde, pero de formas que simplemente no coinciden con lo que normalmente se predica dentro del gran Matrix.
...
Me pregunto en realidad ¿qué habrá detras de todos esos pares de zapatos que miro? quienes serán diferentes en esencia. Tal vez prejuzgue y muchos sean auténticos mártires o terribles antagonistas. No lo sé. Pero sí sé que me hizo falta leer mi libro porque me puse a debrayar bastante loco en cuanto a zapatos, mente, corazón y alma....
...
En fin. Que prometo que a la próxima me fijaré en el tipo de peinado que llevan todos y de menos pensaré a qué estilista acude la gente... o si acude por lo menos.
...
Que tengan buen fin de semana!

7 comentarios:

Enigma dijo...

... en las condiciones en que vivimos actualmente, muchos son limpios pero quiza el bolsillo no permita agradables visiones en el autuendo, por consiguiente, una descuidada imagen, ¿pero sabe Dra?, hoy la facha o andar desaliñado, es moda.

Un beso y excelente fin de semana

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Yo_Mero dijo...

Buen post. A mi me gusta ver los zapatos y me divierto pensando en como sera tal o cual persona de a cuerdo al tipo de zapatos que lleva puestos.

Indudablemente que un buen gusto en los zapatos es un buen indicio de otras cualidades en la persona.

noemi dijo...

Lamentablemente para muchos, se dice que el nivel socioeconómico no se puede esconder ante el análisis de la calzadura.

Besitos :)

Nacho ® dijo...

Así da gusto leer. Sencillo, claro, real.


Feliz semana, feliz mes, feliz año.


Nos leemos

Anónimo dijo...

Buen fin de semana, disfrute mucho el post.

Adrian

palabraserrantes dijo...

Bien por el libro olvidado porque a observadora no te gana nadie, y menos relatando!
Un disfrute el post!

Buen finde Kleine

Lord Maese Darth Chelerious dijo...

ya lo decía forrest gump, que por los zapatos puede saber donde ha estado cada persona.