07 marzo 2007

De vuelta

Ella apaga la alarma del reloj, lo mira constantemente esperando que sea mentira lo que le acaba de sonar... no. Es real. Son 5:30 a.m. y ya debe de despertar. Un café, un desayuno ligero, una mancha en el saco negro y se vuelve calamidad.
En camino el metro, lleno de gente, tumultos, mirones. Muchos que hacen lo mismo que ella. Actuar de autómatas hasta llegar y salir a su destino.
Saluda al guardia, preguntas vanas, respuestas cortas.
Entra y su escritorio está lleno de papeles. No parece haberse ausentando porque ahí juraría que alguien estaba trabajando. Una torre de pendientes... no quiere abrir su correo electrónico... da la clave... lo carga... reza un poco y zzzzzzzzzzzzum! 158 correos entre los cuales 25 son spam. ¡Oh, oh!.
Ya hay llamadas, ya hay noticias, preguntas, quejas, haceres y deshaceres.
Y de pronto recuerda un leve sonido de pajarito.
¿Dónde quedaron las vacas'?, ¿dónde los verdes campos y la montaña consentida de su vista?...
En el recuerdo... si, en un rincón de la mente que debe obligar a cerrar temporalmente porque otra puerta está tocando desesperadamente.
No hay más, es hora de recomenzar.
Bienvenida al mundo de concretizaciónes, concretos y conciertos.
Las historias están a punto de re-iniciar.

5 comentarios:

george dijo...

Que bien has descrito este triste momento de arrancar de nuevo en el trabajo, pero por favor mujer, no sueltes tan rapida los hermosos recuerdos, quedate un poco mas tiempo impregnada de los olores del el campo.

un abrazo y bienvenida a casa

Mekishiko.NoNeko dijo...

Yo los uso para sobrevivir esas mortales jornadas de trabajo, me gusta "retratar" a mi familia, a fin de mantenerla allí, para cuando flaquean mis fuerzas.

Saludos,

Yanett dijo...

Ni hablar, a trabajar se ha dicho! pero ya lo bailado, quien te lo quita? Deja tus vacaciones en el recuerdo como bien dices, pero no te olvides de tomar un poco de esos lindos recuerdos cuando te sientas taaaan saturada de trabajo.
Saludos.

Dra. Kleine dijo...

Cierto, cierto!
prometeré abrir de vez en cuando, en momento de stress esa puertecilla que dejé emparejada...
Para que cubra el ruido de otros menesteres que en verdad estresan! YUy!

RAYDIGON dijo...

El trabajo es tan malo que hasta pagan por hacerlo...

Besos DOC.