06 marzo 2007

Ultimo día en Rancho Alegre

Nada como pararse tarde, estoy viviendo la gloria en un día, las situaciones de gallitos, pajaritos y pueblo polvoriento hoy me parecen más atractivas que nunca. Y es que es mi último día en Rancho Alegre, mi último hasta no sé cuando más.
Periko ya tiene ordenada su vida de aquí hasta los siguientes seis meses más y ahora con una gran responsabilidad de saltar de prepa a la Uni... Diossssss! Da miedo pensar que el tiempo ha pasado en un abrir y cerrar de ojos. Esto es tenebroso porque me da la sensación de que mi próximo abrir y cerrar de ojos será cuando llegue a decirme que ya terminó sus estudios universitarios. Da cosa pensar en ello, aunque también da cosa pensar qué será de mi en ése ínter.
Ayer visité Puebla, sigue tal y como lo dejé en algunos años, aunque con más tráfico del que me esperaba encontrar. Saludé a mi querido Latoso y ví cómo La Malinche está verde de un lado y Rapada de otro. ¡Nos estamos acabando los arbolitos!.
Hoy habrá que hacer una visita obligada a mis queridos amigos de antaño, un dentista, mis ex alumnos, profesoras y amigos que siempre estoy prometiendoles llamar. Espero y sea buena la sorpresa. De comer habrá de todo, así que regresaré siento la auténtica Gorda Kleine. De eso no hay duda porque mi mamatita se ha encargado de ello al pie de la letra.
Ayer hacía frío, hoy el clima ya parece tranquilizarse aunque dos de mis amigas más estimadas padecen: una fiebre del heno y otra rinitis alérgica. ¿Es ésto una epidemia? o yo estoy fuera de moda.
Espero tener en mente una nueva historia en mis próximos tiempos y de ser posible hacer algo al respecto con éste pequeño blog.
Ya les contaré mañana a mi regreso... Brrrr.
¡Que tengan un buen día martes de Marzo!

2 comentarios:

Mekishiko.NoNeko dijo...

Iguanas Ranas.

Saludos,

RAYDIGON dijo...

Habra que ir juntos a probar la maravillosa gastronomía poblana, ¿no crees?

Besitos de bienvenida DOC.