26 julio 2006

Ansias

Aún está callada la madrugada...
Los pajarillos que despiertan antes que mis ojos todavía están hechos bolita.
No ha habido la necesidad de que el despertador me alertara, antes ya tenía todo preparado para apagarle y decirle que todo estará en orden a partir de que me levantara.
Mis maletas quedaron anoche listas.
Todo quedó listo una noche antes.
Y yo no dejo de sentir ése vacío de nervio-ansiedad en el estómago.
Bañarme y maquillarme es más rápido que otros días, ésos en los que el pesar quedaba a cuestas de mi espalda.
La casa en orden y limpia deja sin rastro todo lo que en días pasados se hubiera notado como una alegre fiesta donde el vino, confeti y comida estarían al borde de la exageración.
-
Hoy el día amanece diferente, hay poca prisa porque el tiempo es bastante bueno.
La luz del cielo aún está de negro a azul intenso.
Hay brisa que da frío y que hace que de momentos tenga erizada la piel.
-
Y ahora si me dejo invadir por los tantos momentos que anhelaba estar a su lado.
Las tantas noches que lloraba implorado que El se quedara una más antes de marchar a su largo viaje.
Y ahora si dejo que mis sentimientos afloren y hagan que casi pegue un brinco de emoción por saber que en mi mesa sí existe un boleto real, un boleto hacia un destino que me juntará con él en el trayecto de algunas impacientes horas.
No dejo de pensar que todo el tiempo que lo esperaba al cabo del viernes moría de ansiedad por verle, por abrazarle, por dejar que él hiciera en mí el más grande deseo de amor.
Cada momento en el que escuchaba por teléfono el tono sensual de sentirle cerca me emocionaba dejándome como niña esperando el más preciado caramelo.
Era alegría escucharle cuando ya estaba próximo a la casa,avisando que abriera el garage para dejarlo entrar... si él hubiera sabido, cada apertura era la de mi casa, la de mi corazón y la de mi sexo que ya lo tenía presto a adorarlo.
-
Hoy no sufro más la angustia de esperarle, hoy me río de cuantas veces dejé de verle y de extrañarlo en mi cama, en mi sala, en mi cocina.
-
Ese boleto de avión me da la esperanza de pasar muchas tiernas noches tocándo su espalda, su piel y algo más. No lloraré aún cuando sepa que al cabo de dos meses el ensueño llegará a su fin.
-
Ya quiero llegar...
Ya quiero tenerle. Le amo y por él hago éste gran viaje. Por fin, estaré junto a El.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Por conocidos he sabido que esas relaciones a distancia son mucho mas comunes de lo que siquiera imagino; mas no todas tienen un buen final, esa emocion debe ser intensa ante el corto tiempo ante la larga espera.

Un beso Dra.

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

yanett dijo...

Ahhh me hiciste recordar cuando venimos al encuentro de mi maridín después de un año de estar lejos... esas ansias, esa emosión!
Ten un buen día.

Angeek dijo...

Yo me sentía así, y eso que eran 3 o 4 días. Sí, mucha emoción.

Vinnie Terranova dijo...

Ha disfrutar se ha dicho!

RAYDIGON dijo...

Viajar al romance es rico G...

Besos Doc.

Chai late dijo...

Dra: es importante que sepas que te admiro como no tienes idea. Cada palabra que leo aquí desde hace 2 semanas me atrapa, me llega, me gusta, me hace volar, sonreír. A veces cuando te leo me da chino de nuca...y ese es de los más perros!!!!

Gracias porque leerte es más que un placer...

Anónimo dijo...

Disfrutaros.

Pedro (Glup) dijo...

Disfrutaros

Dra. Kleine dijo...

Siempre las "mariposas en el estómago" son las que dan ése toque especial a todo...
Ahhh viajar, quién no ha experimentado semejante espectación de ver al otro lado una pareja que espera...

Chai un gusto que te guste!
Bienvenido cada vez que os emocione! Gracias x tus comentarios!

Claro que si Pedro (glup)