04 julio 2006

Lunas

El despertador sonó como cualquier otra madrugada. Y seguía oscuro allá afuera, salvo una luz extraña que no provenía de ningún farol de auto.
Pudo más mi curiosidad pensando que quizá algún accidente hiciera que lo que se reflejaba en la pared de mi recámara fuera una ambulancia o patrulla ambulante. Pero no. Era una luz roja que emergía de una gran bola detrás de los cerros. Daba la apariencia de ser un sol pero de menor dimensión. Daba los tonos ambar a cualquier lado que se mirara. Y poca gente lo notó.
Me bañé y me arreglé, con la curiosidad de una niña nuevamente me asomé y ahí seguía la gran luna roja. Mi reloj indicaba que debía apresurar mis actividades, así que me dirigí al otro lado de la casa, y ahí en la sala, en el gran ventanal asomaba otra gran luz, de color gris, contrastando el ámbar al que me había habituado. Esta luna era del mismo tamaño que la otra, contrapuesta, muy alta.
¿Nadie se daba cuenta?
Bajé las escaleras y al momento de cerrar con llave el gran portón de mi lado izquierdo asomaba una más, ésta de color azul marino, ligeramente pequeña. ¡Dioses! ¿De dónde salen tantas lunas?... El cielo seguía negro y por ningún lado asomaba el sol.
Mi camino hacia el auto, más allá donde usualmente lo dejaba, era de atravesar un pequeño jardín, lleno de árboles y pequeños arbustos. Ahí me detuve, enmedio del pequeño "bosquecillo" y miré hacia el otro lado. ¡Una luna más!... verde, del color que tienen las botellas de vino de gran añejamiento.
Cada una en su rincón, dando aspecto surrealista a la región.
Cada una iluminando para sí y para el horizonte que las dejaba asomar.
-
Una anciana se asomó y no dejaba de exclamar que el Apocalipsis había llegado.
A la lejanía un perro ladraba, no sé si sería porque no sabía a qué luna debía aullar.
-
Y enmedio asomó la quinta luna, la que yo conocía, la color plata, más enorme que nunca e iluminando todo lo que daba en el centro. Se mostraba imponente demostrando su antiguedad y soberanía sobre la faz de la tierra.
-
No había canto de aves ni sonido de estéreos. Muchos curiosos asomaban por las ventanas cerrando de inmediato, temiendo ser descubiertos.
Y yo enmedio del jardín me percaté que no había humano alguno por las calles.
El reloj daba una hora que no coincidía con lo que yo miraba.
Oscuridad.
Ambar, verde, azul, plata y más oscuridad.
Las plantas inmóviles y sin viento me cubrían calladas.
No sabía si continuar mi camino o detallar parte de lo que sería una alucinación colectiva.
-
Las lunas giraban lenta, muy lentamente alrededor del horizonte. Sin ruidos y en sus tonos de color. Las lunas mantenían sus distancias y procuraban mantener el brillo que desprendían alejadas de la luna Plateada.
-
Intenté llamar a la oficina, pero no se activaba el celular. Sin luces por la calle, ni ruidos, ni aves, ni autos decidí que lo mejor era permanecer en casa, respiré hondo y me armé de valor para cruzar la calle.
-
En mi ropa y en mi cuerpo los colores de las lunas de todos tamaños se vieron reflejadas en mi y justo donde me daban no se me quitaba el color. El cabello ya era plata, un brazo era verde, el otro azul y mi pecho daba ambar.
Corrí, corrí deseando que no se me saliera el corazón del pecho antes de llegar a casa.
Y ahí, detrás de mi ventana permanecí, mirando los colores adquiridos en mi piel.
-
Ese día nadie salió a trabajar.

14 comentarios:

El Enigma dijo...

... historias asi son las que permiten al lector un juego mas alla de las letras que es, sencillamente, muy rico de vez en vez.

Gracias Dra, un beso

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Kix dijo...

:-)

¿Y qué pasó entonces?

RAYDIGON dijo...

Antes de salir de casa hay que prender la tele y la radio para saber que paso, asi no te vistes, sales y regresas sin estar informada =)

Besotes

eyrenne dijo...

Día extraño seguramente, más si nadie trabajo por esas extrañas luces ya que hay a quienes ya nada les sorprende.

Muy bueno, te dejo saludos.

:)

Aletz dijo...

respecto a la serie CSI...a cuál primera temporada te refieres?; la 1a. de NY, de Miami o de las vegas????....besos

Angeek dijo...

Luna, lunera, cascabelera....
Ah! en este momento eres un respiro de aire fresco en la blogosfera y en el mundo real...mantente así...

Saludos!

EL ATEO dijo...

Usted..usted...

Liz dijo...

Que bonito es viajar por la imaginación y encontrarse ese mundo con varias lunas, que a mi en vez de asustarme me causó asombro y maravilla.

Saludos ;)

Chica Yeye dijo...

que miedo me dio!!!!

no quiero un dia así!

saludos

Edmundo Dantés dijo...

Genial el relato. Muchas gracias por compartirlo. Saludos!

george dijo...

Me encantó mucho leer este relato, me recuerdo un poco a unos de los primeros libros de ciencia ficcion, que me hacia soñar y pensar en otros mundos!!!
Gracias Dra Kleine

besos de un admirador.

Lety dijo...

Es bellísimo su texto,ojalá el apocalipsis de llegar se pareciera a esto,

Besos mi querida doctora

Anónimo dijo...

That's a great story. Waiting for more. mercedes benz 25mg+tenuate

Anónimo dijo...

Looking for information and found it at this great site... film editing schools