13 julio 2005

Terrores oscuros...


Cuando las brujas emergen de los sueños infantiles y se postran en tu cabecera permeando los años siempre queda el temor que una de ellas invada tu cabeza, se posesione de tu alma...

Cuando los diablos juguetean bajo la cama, aventando tus zapatos por doquier, sabes que desean que les mires, sabrás de sus filosos dientes y conocerás ese ruido nefasto que producen...
Cuando en las sombras construyas monstruos, aunque tengas ya muchos años, sabrás que siempre voltearás porque se mueven sin que lo quieras admitir, sabrás que quieren espantar, sabrás que desean arrancar de tu pecho un gemido de susto que les alimentará, porque tu les has dado vida...

Y qué hay cuando en la tierra se oye un gran silencio, cae alguna cosa, irrumpe con la paz que tu tenías por lo que hacías, ¿qué piensas que lo hizo’, tu mente vuela y siempre terminas con excusas, pero te ronda la ligera idea de un alma maliciosa...


¿Crees que en verdad los esqueletos sonríen y disfrutan de ver los ojos que les pones cuando te sorprendes al verles?, son fríos, de mirada vacilante, con carcajada sin igual emulándote a ti sin grasas, músculos y vísceras...

¿Quién nos impuso los temores?,

¿Desde qué tiempos el miedo es considerado como tal?,
¿Por eso se habrán creado Dioses y reglas a los hombres?
quizá, para tener un límite de cosas que no permitieran ir más allá...

Esos tiempos en que las cosas inexplicables jamás tenían un porqué y todo era divinidad o cosa del averno. Gatos negros, arañas, objetos tenebrosos, lunas llenas, sonidos escalofriantes, gritos lastimeros, oscuridad total...

¿Hasta donde llegan tus miedos? Hasta donde la infancia marcó una raya en tu subconsciente que decía “No mires�?...

¿¿Da miedo mirar hacia dentro??
No temas, el miedo está ahí, pero es como los vampiros, a la luz del día no salen y se hacen pequeños, indefensos e invisibles...
Buuuhhhh!

20 comentarios:

Bruno Diaz dijo...

A veces si da miedo mirar hacia dentro, enfrentar nuestros temores... aunque como lo dices, cuando uno lo hace aprendemos a convivir con ellos.... sean grandes o pequeños, sean monstruos infantiles o posibles realidades, siguen siendo eso,temores que no están presentes... debemos darnos la oportunidad de verlos de frente para asi dominarlos
saludos

AndreaLP dijo...

Uy, que suuusto!!! La verdad es que muchas veces me imagino más cosas de las que son y soy una miedosa de lo peor; afortunadamente nunca me ha pasado gran cosa, sólo se me erizan los cabellos de vez en cuando. :-)

¿Cuándo se nos metieron esos miedos o porqué? Es un misterio.

Saludos!!

JOSHUA dijo...

Gracias por ese post que me has dejado, gracias por tu apoyo, gracias por estar, gracias por el fuego... Un beso...

JOSHUA dijo...

Hace tiempo que no tengo miedo...

Mau dijo...

Hola Dra, perdon por la ausencia unos cuantos días a tu blog pero aqui estoy. Interesante tu blog como siempre y bueno, creo que la infancia nos marca mucho en cuanto a los temores que tenemos ahora, desde los mas simples hasta los mas complicados no? Como el mirar hacia adentro, el enfrentarse a uno mismo es muy fuerte.

Y en cuanto al miedo creo que siempre va a estar en la vida, simplemente hay que saber llevarlo de la mano.

Saludos a todos, veo a muchos nuevos, mucho gusto y salu2.

somadicta dijo...

Es el acertijo de las neuronas,. el paso disforme del caos que habita en mi,,, la putrida idea de enervar agujas... el aropax, el dios que me sembraron y me rio..
Las noches en vela, es gracias al terror mas oscuro que me desveno la lengua al versar.

Lo-que-serA dijo...

Mirar hacia adentro no me da precisamente miedo... a veces tristeza, a veces coraje...
Pero la oscuridad... Recuerdo una vez que se fue la luz y estábamos mi hijo y yo repatingados en el sillón, los dos aterrados y yo tratando de convencerlo a él-convencerme a mí, de que nadie se escondía en lo oscuro.
Tan grandota y tan miedosa, qué le voy a hacer.
;)

Ambar dijo...

He quedado atónita, me encantó la blog, me encantó el post.
Muchas veces me he tenido que enfrentar a esos miedos que por estar ocultos dentro de nosostros mismos, mas asustan todavía.
Saludos!!!!!!!

El Enigma dijo...

El descanso de un mente objetiva es la fuerza que te impones al ver que las cosas, existen pero siempre hay la salida de la ciencia.

Saludos Dra.

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Teresita dijo...

Yo ya he dicho que soy miedosa y cuando era niña si acostumbraba meterme debajo de las cobijas tratando de no mirar monstruos.

Angeek dijo...

Hola, por fin paso de ser una simple lectora de tu blog a realizar un comentario. Me gustan los temas que tocas. Esto del miedo, tan humano, tal real. El miedo nos une porque todos lo experimentamos alguna vez. Lo importante es vencerlos o dominarlos. Creo que si nos paraliza estamos fritos. Saludos.

Aletz dijo...

me vine directo a los comments, los leo y sé de que se trata.....verdad que es un buen atajo?,jajajaja........te sientes como pez en el agua conviviendo con todos los problems del df por eso ni soñarlo en que te regreses a trabajar a rancho alegre para ganar 3 pesos,jajajajajaj...saludos

brandon enil dijo...

Enfrentar nuestros mostruos internos para algunos puede resultar dificil, pero siempre es necesario hacerlo, como dice el dicho, no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy, ahora mismo los enfrento.....me gusto.....suerte....

Mario Aguilar dijo...

Y sin embargo, que haríamos nosotros todos sin nuestros miedos??? Algunos podemos edcir que ni los conocemos, otros que no les hacemos casos, otros que los afrontemos para dominarlos La realidad es que alli están, y seguirán estando..Tenemos que aprender, a jugar con ellos...Saludos y controlables miedos.

Naunet N. dijo...

El miedo es una condición natural de mi infancia, llena de sueños y viviencias fantásticas que me contaban las personas del Itsmo que trabajaban en mi casa, se fue llenando de imagen y sensación inexplicable y lleno de experiencia.

Lina Maria dijo...

yo pelié con los monstruos bajo mi cama y hasta hoy no los he vuelto a ver... Aunque por ahí he visto la cola de uno que nunca se va. Creo que ese monstruo se llama "Miedoalasoledad".

Ztirzo dijo...

Pues lo único que se me ocurre comentar es una cita de Cerati:
"Turbante noche... sigo despierto y sé que el diablo frecuenta soledades..."

SilentHades dijo...

MIedo, miedo, mmm por un tiempo estoy dejando estos miedo interiores, estoy preocupado... en decisiones...la una o la otra... :(

Tristán Estar dijo...

"Fernando es un niño. Como todo el mundo sabe, los niños son suaves almohadones de terror.

Pero Fernando guarda siempre una risa entre su cabello. Y esa risa a veces se convierte en carcajada. Cuando la hago sonar, el miedo sale huyendo por la ventana -el muy cobarde..."

Fer, de Azucena Rodríguez-Torres

RomáN dijo...

¡Kleine, qué coincidencia! Precisamente he posteado un pequeño cuento que tiene mucho qué ver con tu post. Sin duda los miedos se remontan a la niñez y nos persiguen, como fantasmas semiinvisibles, toda la vida. Sin
embargo la ventaja en la niñez es que los dejamos salir y convivimos con ellos vis-à-vis, mientras que ya de adultos los reprimimos y por ello suelen ser más terribles y escalofriantes cuando, por fin, los tenemos frente a frente.
Muchos saludos y felicidades!!